Nos vamos al Grand Canyon.

Hoy lunes nos transportamos al Gran Cañón del río Colorado, el famoso Grand Canyon en inglis.

Técnicamente, se trata de una garganta excavada por el famoso río Colorado, y que podemos visitar en el norte del Estado de Arizona.

Además, este año 2019, el parque nacional del Gran Cañon cumple 100 años y se están realizando eventos interesantes! (El 11 de noviembre hasta se puede entrar «fee-free»/gratis.)

Una vez allí, puedes hacer muchas actividades… por ejemplo, andar por algún sendero. Hay 3 principales: North Kaibab Trail, South Kaibab Trail y el Bright Angel Trail. Los dos últimos son de unos 10-12km, por si te quieres animar.

Hay que tener en cuenta que, de todas maneras, se salva un fuerte desnivel, puede ser mucho calor y hay que estar preparado físicamente. Hay señales en el propio parque para advertir a los turistas menos conscientes de ello:

puto lunes - señal de advertencia en el Grand Canyon
Señal de advertencia en el Grand Canyon.

Si quieres saber más, en la web del parque nacional tienes más información.

¡Saludos colorados! 😛

Créditos: foto original de putolunes.es (licencia CC BY 4.0).

Nutrición: los frutos secos (pistachos).

Los frutos secos como los pistachos y pistachas de la foto son una fuente de proteína muy maja y son totalmente saludables si los consumimos con moderación.

Por cada 100 gramos de pistachos tenemos 20g de proteínas, unos 10g de fibra, grasas insaturadas… aquí la información nutricional (no, no nos pagan los de American Pistachio Growers. Simplemente, nos ha gustado su página y os la ponemos en el link xD).

Son ideales para picar en la oficina (no necesitan microondas, no manchan y se pueden comer en la misma mesa de trabajo). Lo único que, a veces se hacen los difíciles, y necesitas las dos manos o mucha maña para abrirles.

¿Has descubierto al pistacho raro de la imagen? ¡Escribe un comentario!

Saludos saludables, pero de lunes. Grrrr.

Créditos: foto original de https://pixabay.com/es/photos/man%C3%AD-frutas-secas-y-nueces-domingo-1972503/

Vivir con un colchón.

En la vida, hay que tener un colchón. Por dos motivos:

  • para descansar el cuerpo (físicamente hablando);
  • y para descansar la mente (financieramente hablando) 🙂

En cuanto a la primera razón, pues nada: te vas una tarde de tiendas, a poder ser un lunes, te vas tumbando por todos los colchones que estén disponibles, y eliges según la calidad/precio.

Bueno, si eres de los que estudia todos los puntos y mira los pros/contras de cada modelo, te dejo una guía para tu próxima compra de colchón: guía elegir colchón.

Respecto al segundo punto…

…imagínate que un santo lunes mandas a tu jefe al lugar por donde amargan los pepinos. ¿Te gustaría, no?

Pues antes de hacerlo, deberías tener un colchón. Una cantidad de pasta ahorrada suficiente para pasar una temporada sin preocupaciones de dinero.

Los gurús de esto dicen que, al menos, deberías tener ahorrado para emergencias tus gastos mensuales x 12.

Créditos: imagen original con licencia CC en https://www.pexels.com/photo/white-and-black-mattress-fronting-the-mountain-775219/

¡Saludos flex!

Trabajo extremo: minero.

¡Puto lunes! ¿No te gusta currar en la oficina? ¡Pues vete a la mina!

En la foto vemos unos niños junto con sus mulas, encargados de extraer material de una mina, a principios del siglo XX.

Saludos con el pico y la pala.

Créditos: foto original con licencia CC en https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Child_coal_miners_(1908)_crop.jpg