Comunicación con el más allá.

Ya se acaba este año 2020. Creo que estamos todos esperando a que suene el timbre del final, como niños de primaria un viernes de verano…

Hoy viajamos en el espacio-tiempo sideral. ¿Qué? Sí, os lo podemos explicar.

La oficina

En la redacción de putolunes hemos pasado un mal año. No nos ha quedado más remedio que hacer piña (no, no he dicho pizza de piña) para buscar una solución. Nuestro amado gerente nos convocó a principios de mes a una reunión urgente y obligatoria. Orden del día: brownstorming para reflotar el proyecto.

Tras 2 horas de juntamiento empresarial (improperios por doquier, acusaciones cruzadas, algún grito que otro, cerebros secos y sobacos húmedos) el gerente dio un golpe en la mesa a puño cerrado que ni Chuck Norris en sus mejores tiempos.

– Si no hay talento dentro de la empresa (le faltó llamarnos monos de cola no prensil), habrá que buscarlo fuera. Contrataremos un consultor externo.

– ¡Son carísimos! -farfulló el responsable de finanzas, dejando escapar involuntariamente un caramelo de limón envuelto en baba.

Cara lánguida de nuestro gerente.

Tímidamente, un diseñador junior sacó del bolsillo un papelito doblado por la mitad.

– Me lo han dado hoy. Lo iba a tirar -dijo, poniéndose como los semáforos un día con prisa.

Médium espiritual mágico ¡suena fantástico!

– «Mantener puesto de trabajo, atraer clientes.» ¡Justo lo que quiero! A problemas desesperados, soluciones desesperadas. ¡Pérez, por Tutatis, llame al profesor!

Y Pérez sacó su móvil y llamó. Activó el modo manos libres y todos escuchamos…

… el mensaje del contestador automático del profesor Diba: El maestro Diba tiene la agenda ocupada hasta el 15 de febrero de 2021. Para consultas indemorables contacten con mi estimada prima, Madame Tanishia. Paz y amor.

Fin de la llamada.

La Madame

Al día siguiente, sin perder ni un solo minuto laboral, Amaia, nuestra elegante CM, y yo mismo (estábamos en primera fila y el marrón nos impactó de lleno en la frente), acudimos raudos y veloces a la calle donde se ubica la oficina de la prima del profesor.

Llegando al número indicado (portal 6), vemos que nos espera una mujer mulata, pelo ensortijado negro azabache, ataviada con una túnica oscura con capucha, la cual ciñe por encima de la cadera mediante un cintur… emmm… (horror) ¡una serpiente viva!

– Madame Tanishia: No tengan miedo, es mi mascota, Venenitos. Los cinturones hechos con piel de animal asesinado no son lo mío. Esas chaquetas que visten ¿no serán de cuero, verdad? (nos mira fijamente con los ojos muy abiertos)

– Yo: No, no, descuide, son del Carreful. Llevamos con el sueldo congelado varios años…

– MT: Está bueno, acompáñenme (responde con un acento extraño).

Ascendemos incontables tramos de escaleras tras ella y llegamos al último piso frente a una puerta con el número 6. Abre las dos cerraduras y entra.

– Y: Amaia, no siento las piernas…

– A: Ni yo, un peldaño más y me pido la baja…

– MT: ¡No se me quejen y apúrense, el tiempo vuela!

Nos encontramos en un típico trastero para almacenar enseres: de unos 7 m2, paredes de bloque de hormigón, puerta tipo ROPER y una pequeña rendija metálica que quizá sirva para escape de humos.

– MT: Perdónenme. Antes recibía a los clientes en el puro centro, en mis dependencias de la torre Picasso -nos cuenta con amargura- pero la crisis me obligó a apretarme el cinturón (Venenitos nos mira triste mientras asiente con su cabecita).

– Y: No se preocupe, Madam… ehhh…

– MT: Tanishia, Madame Tanishia. Significa nacida un lunes. Mis padres no se pusieron de acuerdo y, al final, tiraron por la calle de en medio. Díganme ¿qué les trae por aquí?

Amaia y yo le resumimos nuestro drama corporativo sin extendernos en exceso, puesto que no nos encantaba la idea de estar en ese lugar.

– MT: Bien, me ha quedado claro. Demos comienzo a la sesión. Serán 50€ y durará exactamente 15 minutos.

(sí, a ambos se nos pasó por la cabeza cambiar de profesión)

La sesión

La mujer coge una especie de huevo, lo gira, y empieza a sonar un tic-tac (es uno de esos para medir el tiempo en la cocina). Acto seguido, abre una bolsita que contiene unas hierbas.

– A: ¿Para entrar en trance?

– MT: Nada que ver, es menta poleo, para hacerme una infusión. En estos trasteros hay mucha humedad y se agradece algo calentito. ¿Quieren? Está incluido en el precio.

– Ambos: No, gracias.

– MT: Prepárense, utilizaré un dispositivo intercomunicador para conectar con el más allá.

Estira su brazo y recoge algo de una estantería bastante polvorienta.

Intercomunicador analógico marca SANYO.

– MT: ¡Silencio! (pulsa con dificultad el botón del PLAY, ya que lleva las uñas más largas que Rosalía)

Empieza a sonar… (dadle vosotros también)

– MT: ¡Perdón! ¡No he sacado la cinta! Es de mis antiguas clases de body-pump.

– A: ¿También da clases?

– MT: Recibía, de joven. Ahora practico Krav Maga, más letal. Por si tengo problemas con el cobro.

– Ambos: (sudor frío) ¡Nos queda claro!

– MT: Comencemos de nuevo si están listos. Cállense, por favor. (Extrae la cinta TDK de 90′ y le vuelve a dar al PLAY.)

Sintonizando…

– MT: On attends la frequence… (nos susurra)

Solamente se escucha el motor del walkman y sus dos rotores se encuentran girando. No se oye nada más.

– Y: ¿Va a tardar?

– MT: ¡¡¡Shhhh!!! Los espíritus no se deben estresar… podría ser peligroso. La presencia adecuada vendrá a su debido momento…

– Y: (en voz baja) Amaia, creo que se le están agotando las pilas.

– A: (igualmente, en voz baja) Yo también. ¿No tendrá que enchufarlo?

– MT: ¡¡¡Que les estoy oyendo!!! ¡No me sean impacientes! ¡¡¡Shhhh!!! Estoy notando una frecuencia…

– Ambos: No oímos nada.

– MT: ¡Tomen! ¡Conéctense!

Nos da una bolsita de ALSA con unos auriculares de plástico dentro. Mi compi y yo juntamos las cabezas y tomamos cada uno un auricular quedando en una posición vertebralmente obtusa.

– A: ¿Has oído?

– Y: No, nada.

– A: ¿Nada?

– Y: No, mi auricular debe estar estropeado.

– MT: ¡¡¡Putain!!! ¡Estos auriculares de regalo siempre fallan!

Mi compañera sigue concentrada y parece que escucha algo más.

¡¡¡RIIIINNNNGGGGG!!! Súbitamente, dándonos un susto de muerte, el huevo timbra fuertemente y su sonido retumba por el diminuto trastero. Madame Tanishia pulsa implacable el botón de STOP del intercomunicador.

– MT: Acabó su tiempo, señores.

– Y: ¿Has entendido algo?

– A: Sí, he anotado alguna palabra.

– MT: Me alegro de haberles servido de ayuda. ¡No se olviden la factura! El lunes pasado me interrumpió la sesión el alma de José del Campillo [3] y me preguntó por las declaraciones del IRPF de los últimos 4 años…

– Y: ¡Ah! Sí, sí, claro, por favor. La necesitaremos para la hoja de gastos.

Pagamos y salimos dejando cerrada la puerta, de la que cuelga una máscara azul altamente inquietante (ver foto de portada).

Las anotaciones

Escritas a la carrera, Amaia había pintado cosas sueltas en un pañuelo de papel.

– A: Perdona, es lo que tenía a mano. Además, se oía muy mal, como en un túnel. La voz hablaba en latín antiguo.

– Y: Tranqui. A ver ¿qué tienes puesto?

– A: Mira, por fin me han servido para algo las clases de 1º de carrera -me comenta entre risas.

Lucius Annaeus · cogitare · bonum · male fieri · estoicorum

Con esas palabras enigmáticas, nos fuimos a la biblioteca (tenemos una enorme al lado, siempre sin usuarios). No queríamos volver y presentarnos ante nuestro jefe con 50 lereles menos y palabras raras salpicadas de moco verde.

Ya entre libros, sección de filosofía, cogimos el volumen más gordo que había, uno titulado: Filosofía clásica de la A a la Z. Lo que te preguntas hoy ya se lo preguntó (y respondió) alguien hace 2000 años.

Yendo a la «L» encontramos, efectivamente, la entrada relativa al espíritu que nos contactó en la sesión. Un tal Lucius Annaeus…

Reflexión y retrospectiva

Séneca despeinado.

Séneca (Lucius Annaeus Seneca) fue un célebre estoico del stóa nuevo. Parece ser que, ya en su tiempo, recomendaba escribir cada día y pensar sobre lo que había sucedido durante la jornada. [1] Lo realizaba a modo de retrospectiva y para crecer como persona.

Vídeo explicativo:

Miniresumen estoico (minuto 3:50).

Aprendida esta lección de los antiguos sabios, de un modo análogo, podemos hacer este ejercicio para el año 2020 que dejamos atrás.

¿Qué hemos hecho mal?

¿Hemos gastado mucho? ¿Nos hemos enfadado innecesariamente? ¿Hemos dado importancia a cosas que no la tenían? ¿Hemos sonreído poco? ¿No hemos hecho deporte?

¿Qué hemos hecho bien?

¿Hemos dado gracias por lo que tenemos? ¿Hemos ayudado a otros? ¿Hemos estado ahí para nuestros seres queridos? ¿Hemos intentado dar lo mejor de nosotros mismos en cada momento laboral y vital? ¿Hemos aprendido a hacer algo nuevo?

¿Qué podríamos haber hecho de otra manera?

¿Hemos contestado secamente a personas que no se merecían esa respuesta? ¿Hemos invertido euros en empresas bajistas porque salían (publicitadas) en la prensa? ¿Hemos comido cosas ricas pero poco saludables?

___

Nosotros haremos esta retrospectiva en la oficina. Cerraremos las ventanas para que nadie salte. Hacedlo vosotros también en vuestras casas.

El chiste anti-lunes

Chiste navideño:

– Una mujer a su marido: ¡Pepe! ¿Te has vuelto loco o qué? ¿Se puede saber por qué has tirado el ordenador al agua?

+ Me apetecía mirar cómo beben los PCs en el río…

Feliz fin de año

Tanto el equipo de putolunes como nuestras familias os deseamos un buen final de año y mucha energía para el que viene. ¡¡¡Un abrazo!!!

Tened cuidado con el lunes.

Créditos:

Máscara de portada: Tlingit. Mask, 19th century. Wood, pigment, leather, 9 3/4 x 6 3/4 x 5 1/2 in. (24.8 x 17.1 x 14 cm). Brooklyn Museum, By exchange, 05.589.7799. Creative Commons-BY (Photo: Brooklyn Museum, 05.589.7799_front_SL1.jpg)

Imagen-dibujo de Séneca recogida de Wikipedia. Autor.

Referencias:

[1] La filosofía milenaria que te ayuda a vivir hoy (minuto 29). El País. https://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/la-filosofia-milenaria-que-te-ayuda-a-vivir-hoy-massimo-pigliucci/

[2] Massimo Pigliucci. COMO SER UN ESTOICO: UTILIZAR LA FILOSOFIA ANTIGUA PARA VIVIR UNA VIDA MODERNA. https://www.casadellibro.com/libro-como-ser-un-estoico-utilizar-la-filosofia-antigua-para-vivir-una-vida-moderna/9788434427327/6183673

[3] Ministros de Economía y de Hacienda de España. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Ministros_de_Econom%C3%ADa_y_de_Hacienda_de_Espa%C3%B1a

Viaje virtual: auroras polares en Laponia.

Las auroras polares son algo digno de ver. Y, si es posible, in situ. En Laponia.

Suceden en latitudes extremas, en los polos.

Sí, jejeje. El vídeo es de Noruega, no de Finlandia. Es que nos ha gustado mucho. Que nos perdonen nuestros lectores finlandeses.
Ahora sí, auroras boreales en tierras finlandesas (y cielos finlandeses).

Desde aquí, una manera cómoda de verlas es -por ejemplo- viajar hasta Finlandia (más exactamente, al norte, a la Laponia finlandesa). ¡Vamos!

¿Dónde está la Laponia finlandesa?

Se sitúa en la Europa más fresquita:

Y subiremos hasta aquí:

Es la región administrativa más septentrional del país. Forma parte, a su vez, de la «Laponia geográfica».

¿Cómo llegar?

Si viajáramos físicamente, deberíamos coger un vuelo (seguramente con alguna escala) a Helsinki y, ya desde la capital, movernos más al norte, a Ivalo, Kittilä o Rovaniemi (hay trenes y aviones para ello).

En nuestro viaje online, solo necesitamos un buen sofá y una mantita por si nos da frío. Coste cero y huella de carbono mínima.

La región

Como hemos dicho antes, se trata de la zona más norteña de Finlandia, con una extensión de unos 100.000km2 y no llega a 200.000 habitantes. De clima ligeramente invernal, cuentan que los primeros copos de nieve caen a finales de agosto o principios de septiembre…

Su capital se llama Rovaniemi y puede ser una buena base para realizar un tour por el lugar. Las temperaturas allí son, por así decir, «frescas». Y la media de horas de sol para el mes de diciembre es de 3. ¿Tres? Sí. Todos los datos, aquí.

¿Qué hacer en Laponia?

Hoy queremos ver las auroras boreales o Northern Lights.

___

copo de nieve azul

Para lograr una experiencia máxima, recomendamos apagar las luces de toda la casa, bajar las persianas, sacar del congelador una caja de croquetas y abrazarse a ella como si fuera nuestro primer amor. Ya estamos en Laponia.

___

¡¡¡Ejem!!! ¿Cómo las queremos ver las auroras? ¡Al calorcito!

Dentro vídeo:

Resort pijo con sus igloos (minuto 2:36).

Vamos con la experiencia:

Esta pareja tan agradable nos enseña un igloo-mirador por dentro.

Si os ha dado envidia, podéis elegir un alojamiento nocturno de esta lista. [1]

Y, para los más aventureros, así se fotografían las auroras:

Los nativos Miika y Timo nos conducen de excursión fotográfica.

En el vídeo usan una app para ver la probabilidad de auroras. En putolunes hemos encontrado esta web por si os hace falta.

Fotos chulas

Gente muy profesional ya ha hecho fotos increíbles. Echad un ojo a la siguiente galería.

Otra galería -extraordinaria- con las mejores fotos del Northern lights photographer of the year (no sabíamos ni que existía este concurso) del diario The Guardian, aquí mismo.

Viaje físico

Para aquellos que vayáis a realizar el viaje de verdad, os contamos más cosas:

Consejos

– Llevad ropa de abrigo.

– Llevad buena ropa de abrigo.

– Llevad buena ropa de calidad y de abrigo.

– Hace mucho frío, así que: llevad ropa de abrigo (¿lo hemos dicho ya?). Incluid: ropa interior térmica, capa intermedia calentita, cortavientos, capa exterior impermeable (o específica para nieve), gorro, guantes, bufanda… No os vais a arrepentir de poneros encima todo eso.

– Y calzado adecuado para pisar nieve ¡o hielo! (vuestro coxis os lo agradecerá)

Claro, si vais en verano, olvidaos de la lista de arriba.

Expectativas Vs realidad

A veces esperamos ver algo alucinante, pero la realidad nos puede decepcionar.

Jan «el honesto» nos explica cómo es ver en directo una aurora boreal.

Chiste anti-lunes

Hemos llamado a Mikko, nuestro amigo y contacto en Finlandia, pero parece que está fuera de cobertura. Así que, a falta de un chiste original, os ponemos este encontrado en Internet. No nos hacemos responsables del daño mental ocasionado.

Tres hombres están desnudos en una sauna y, de repente, empieza a sonar un pitido.

El primer hombre, ingeniero por la Universidad Politécnica de París, aprieta su antebrazo y el pitido se detiene. Ante la mirada sorprendida del resto, dice: es mi localizador. Tengo un microchip bajo la piel.

Unos minutos después suena una melodía polifónica y el segundo hombre, licenciado por la Universidad de Harvard, pone el pulgar en la oreja y el meñique en la boca y empieza a hablar.

Cuando acaba se dirige al resto y les dice: es mi teléfono móvil. Lo tengo implantado bajo la piel de la palma de la mano.

El tercer hombre, un comerciante africano licenciado en una universidad ubicada en el medio de la nada, sintiéndose tecnológicamente desubicado, decide ausentarse un rato y aprovecha para ir al servicio. A los pocos minutos vuelve a la sauna con un pedazo de papel de water colgándole del trasero.

Ante la estupefacción de todos los concurrentes se da cuenta y, dirigiéndose a ellos, dice: muchachos, estoy recibiendo un fax.

Feliz lunes

Desde la redacción de putolunes os deseamos un magnético comienzo de semana. Somás beaivvi! [2]

Tened cuidado con el lunes.

Créditos:

Imagen de portada cortesía de likesilkto en Pixabay. https://pixabay.com/es/photos/aurora-alaska-fairbanks-nieve-1057948/ (licencia CC)

Referencias:

[1] Portal de turismo de Finlandia. www.visitfinland.com

[2] Idiomas Sami. Wikipedia. https://en.wikipedia.org/wiki/S%C3%A1mi_languages

¡¡¡Felipe!!!

Felipe I, el Hermoso; Felipe II, el Prudente; Felipe III, el Piadoso; Felipe VI… [1] ¿de cuál hablaremos?

Hoy: Felipe II, el Sabrosón.

¿¿¿Cómo dice Ud.???

Calma, no llaméis a la Casa Real todavía. En putolunes ya sabemos cuáles son los temas tabú en este país: sexo, religión y política (y fútbol, que se mezcla con la política). Como somos un blog pro armonía, seguiremos en nuestra línea de conflicto mínimo.

Bueno, entonces ¿de qué va hoy el post?

Mantecados Felipe II

De polvorones y mantecados. Más exactamente de los mantecados Felipe II, que en la redacción no conocía nadie hasta que el becario nos trajo hace dos semanas una cajita:

Felipe II con sus hermanastros.

Desconfiando de que fuera un ardid para envenenarnos, navegamos hasta la web oficial de estos artefactos, donde hay bastante información: su web.

«El mantecado más antiguo del mundo», reza en las cajas. Hechos a mano, harina de almendra Marcona… suena muy bien.

Degustación de Felipe II

Tomando uno, realizaremos una cata completa usando para ello los 5 sentidos del ser humano. Nuestro experto en alta cocina (Chef Rémy) ha procedido a ello.

El Rey rojo no te quita ojo.

– Aspecto: con el envoltorio puesto, te mira un serio Felipe II. Nos da sensación de solemnidad, de estar en El Escorial en la Sala de Batallas contando ídems: «pues mire, alteza, el finde estuvimos arcabuceando unos franceses, que querían cruzar los Pirineos, los muy bribones…»

Felipe II envuelto
Vista de la retaguardia.

– Tacto: hacemos el unboxing (lo desenvolvemos) y muy bien, no se rompen con la mirada. Sinónimo de calidad. Al sostener uno en la mano, se nota que hay material (pesan entre 37 y 38g).

Felipe II abierto
Se atisba un mantecado recio.

– Sonido: por sí mismos no emiten sonido alguno.

– Olor: leve aroma a mantecado. Correctísimo.

Felipe II mordido
La esencia.

– Sabor en boca: no nos engañemos, va a estar algo seco. Pero lo muerdes y notas el gusto a almendra con un refinado toque dulce, extremadamente rico.

Nota final: Oh là là. Tenéis que comerles.

___

Artículo gastronómico NO patrocinado por Mantecados Felipe II. Aunque, les podría llamar ahora mismo a ver si me hacen un descuento por la publi…

___

Receta casera

Si os mola el pringue en la cocina, os dejamos una receta fácil:

La divertida Montse nos enseña a hacer mantecados y polvorones.

Me encanta la frase: «La manteca de cerdo… es la antítesis de la salud» (minuto 13).

Dudas existenciales

Siempre les aplasto

Respuesta corta: no lo hagas.

Respuesta larga: están pensados y producidos para comerse así, tal cual vienen. Si no, ya vendrían aplastados ¿o no?

La textura y consistencia ideal para un disfrute máximo es la que nos encontramos cuando los compramos en la tienda (salvo que hayan caído al suelo). Tanto polvorones como mantecados tienen esa firmeza y fragilidad que les caracteriza. Síntoma de su elaboración e ingredientes. [2]

Mi cuñado los llama polvorones

Respuesta corta: sí, y mi abuela también llama «macarrones» a todos los tipos de pasta, tenga la forma que tenga. Formalmente, los Felipe II no son polvorones, sino mantecados.

Respuesta larga: mantecado es la denominación genérica de este tipo de artículos.

Los mantecados son redondos y de diferentes sabores, mientras que los polvorones son una especialidad más concreta dentro de los primeros. Los polvorones son ovalados, están cubiertos por una fina capa de azúcar en polvo y deben llevar almendra entre sus ingredientes.

Ah, pero para liarlo más, también hay mantecados de almendra (de hecho, los mantecados Felipe la llevan) xD

Chiste anti-lunes

Lo que nos nutre de alegría cada lunes:

– Tío, ayer me comí dos kilos de polvorones.

+ ¿Dos kilos de polvorones, tú solo?

– ¡No, hombre, no! Con pan...

Y,

chiste extra:

Eugenio, el lobo estepario del humor.

Feliz lunes

Desde la redacción os deseamos un feliz y dulce comienzo de semana.

Tened cuidado con el lunes.

– Créditos:

Imagen de portada de nuestro experto en fotografía. El muy perro se comió el último mantecado.

Foto de la caja metálica con mantecados cortesía de Triplecaña. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Mantecados_Felipe_II.jpg (CC-BY-SA 4.0)

Logo «no money» de pixy.org. (CC0)

– Referencias:

[1] Anexo: Reyes de España. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Reyes_de_Espa%C3%B1a

[2] ¿Hay que aplastar el polvorón antes de comerlo? Resolvemos la duda. El País. https://verne.elpais.com/verne/2017/12/19/articulo/1513683501_060210.html

Felicidad: países felices.

Ahhhh… (suspiro) la felicidad… ¿países felices? ¿cuáles son?

Vamos con un breve acontecido/batallita:

Héctor, un compañero de la oficina aquí en putolunes, se fue de Erasmus a Finlandia cuando era joven (ha llovido bastante de aquello). Ha conservado varias amistades de esa época y, estos días, ha venido de visita un amigo suyo finlandés.

Mikko (se llama así, sí, como los helados) nos cae muy bien: es educado, habla con un tono de voz normal (no grita como hacemos los mediterráneos) y escucha atentamente las locas conversaciones de los compañeros de redacción.

El viernes pasado, durante el descanso del café, los compañeros estaban revolucionados, contando que tenían ya los décimos de la lotería de Navidad comprados. Uno sostenía en sus manos una revista de yates e incluso había marcado con rotulador el modelo que iba a comprar (dato curioso, teniendo en cuenta que vive en Segovia). Otro hablaba sobre decoración con maderas asiáticas para su futuro chalet en Menorca.

Tímidamente, Miguel (como le bautizamos desde el minuto uno), susurró unas palabras: «dinero no felicidades».

(silencio en la sala)

El dicharachero responsable de ventas que tenemos, que pasaba por ahí móvil en mano, le oyó y le animó a desarrollar esa enigmática frase. Miguel, se soltó un poco más. A pesar de su español imperfecto, nos contó que Finlandia era «oficialmente» el país más feliz del mundo…

(estupefacción general)

¡No puede ser! ¡Allí no hay sol! ¡Se suicidan! ¡No tienen bares! ¡Son unos sosos!

… prosiguió adelante y nos explicó que es bastante feliz en su país. Que sus vecinos valoran ciertas cosas además de poder liarse canutos con billetes de 500€. Rápidamente, con cara de tierra trágame, Héctor le agarró del brazo y ambos se alejaron por el pasillo.

Yo mismo, espoleado por lo que acababa de suceder, volví a mi ordenador, puse Google (DuckDuckGo para los alternativos) a toda pantalla, escribí «informe países felices», y ¡ZAS! Efectiviwonder, la dichosa lista con Finlandia en el primer lugar. Os ahorro unos clics: el informe oficial completo lo podéis encontrar aquí mismo.

Tras aterrizar en su tierra, Mikko me envió una foto de la piscina de su pueblo. La usaré como fondo de pantalla cuando llegue agosto.

La lista de países felices

La lista con los países más felices (comprende los años 2017-2019) según la ONU empieza tal que así:

1º Finlandia

2º Dinamarca

3º Suiza

4º Islandia

5º Noruega

(…)

Varios países de habla castellana se encuentran algo más abajo, en las siguientes posiciones:

15º Costa Rica

24º México

26º Uruguay

28º España

¿Vivís en alguno de ellos?

Factores de felicidad

Metiéndonos en harina, vemos que el informe contempla como determinantes (en el capítulo 7) los siguientes puntos:

1. Generosidad del Estado del Bienestar

Por un lado, los impuestos son progresivos y, por otro, existen prestaciones por desempleo, pensiones, ayudas a colectivos menos favorecidos… Esto no redunda solamente en el bien de las personas más pobres, sino en toda la sociedad.

Los ciudadanos pagan unos impuestos viendo que los servicios públicos son satisfactorios, se regula el mercado laboral (para que no haya abusos) y están protegidos si se quedan sin trabajo (tanto el desempleo como el miedo a quedarse sin trabajo restan felicidad).

2. Calidad del gobierno e instituciones públicas

Se tiene muy en cuenta la calidad del gobierno de la nación desde dos puntos de vista.

a) el aspecto democrático en sí mismo: acceso al poder, participación en la elección de los gobiernos, libertad de expresión y de asociación, estabilidad política…

b) y cómo dicho poder es llevado a cabo: la gestión de las leyes, control de la corrupción, efectividad del gobierno en sus actividades, etc.

Tanto la calidad del ejecutivo como la de sus Administraciones Públicas tiene como efecto una mayor satisfacción de la población.

3. Ingresos

Cuanto menor sea la desigualdad de ingresos entre los ciudadanos, mejor. Se prefieren sociedades más equilibradas a sociedades muy desiguales.

4. Libertad

Un cierto grado de autonomía y libertad personal debe ser concedido para que las personas se sientan a gusto (estudios señalan que este bienestar subjetivo redunda en menor ansiedad, agotamiento y salud en general).

5. Confianza y cohesión social

La confianza en los iguales, en el prójimo (tu vecino, tu frutero, el tío del taller que te repara el coche y pide la pieza a Alemania), es vital para el bienestar de las personas. Respecto a la cohesión social, se dice que existe tal cuando hay conexión con otras personitas, tenemos buenas relaciones sociales y nos centramos en el bien común.

Reflexión

Los gurús afirman que la felicidad viene de dentro, que puedes ser feliz incluso en un sitio hostil. Pero este informe y otros apuntan a que los aspectos colectivos son críticos. Una sociedad cohesionada, protegida desde el Estado, con personas individuales que trabajan por el beneficio común (con conciencia de grupo) es más próspera, más feliz.

Vosotros ¿qué factores consideráis importantes para que un lugar contribuya a que seamos más felices? ¿Coinciden con los anteriores?

¿Cómo son los países o ciudades donde vivís? ¿Encajan con lo que hemos leído del informe?

No seáis tímidos y contestadnos en los comentarios o por twitter.

Chiste anti-lunes

Pedimos perdón de antemano por el chiste de hoy:

-Hola ¿está Félix?.

+ No, estoy Tristex.

Feliz lunes

Desde el cuartel general de putolunes.es, os deseamos un buen comienzo de semana y un feliz día en armonía con vuestros coetáneos.

Tened cuidado con el lunes.

Créditos: Piscina de Mikko cortesía de fintuq en Pixabay. Licencia Pixabay.

Referencias:

[1] Por qué los países nórdicos son de nuevo los más felices del mundo. El economista. Accedido en noviembre de 2020. https://www.eleconomista.es/status/noticias/10434094/03/20/Por-que-los-paises-nordicos-son-de-nuevo-los-mas-felices-del-mundo-y-el-porque-de-tantos-suicidios.html

[2] World Happiness Report 2020. World Happiness Report. Accedido en noviembre de 2020. https://worldhappiness.report/