¡Al Caribe! (isla Saona)

putolunes.es | viajar - isla Saona

Lo sabemos, estamos en noviembre, no es verano. No vivimos en la República Dominicana (que es el país donde está la isla Saona). ¿O sí?

A aquellos que nos leéis desde aquel maravilloso lugar, enhorabuena. A los que estáis (estamos) al otro lado del océano: recordemos que la mente es poderosa. No estamos allí físicamente, pero podemos ir mentalmente. Acompañadme.

¿Dónde está la República Dominicana?

Dónde va a estar ¡en el Caribe! (Sí, nos gusta mucho. Qué le vamos a hacer…)

Existen muchos sitios interesantes dentro de la república. Pero hoy elegimos la espectacular isla Saona.

Y ¿dónde se encuentra isla Saona?

Al sureste del país. Forma parte del Parque Nacional Cotubanamá.

¿Cómo llegar?

Algo muy común (en caso de viajar físicamente) es aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Punta Cana, para luego alojarse en algún resort de Bávaro o la misma Punta Cana. Desde nuestro hotel, habrá que ir al pueblo de Bayahíbe, que es de donde parten las embarcaciones que nos llevarán finalmente a la isla.

Obviamente, hay varias opciones a la hora de contratar la excursión: vía hotel, vía agencia, por libre… en este viaje online todo es más fácil. Poneos el bañador y acompañadme.

La isla

Se trata de una islita de unos 110km2, de gran riqueza en cuanto a fauna y flora: especies endémicas, lagunas, manglares, corales, tortugas… echad ojo a la Wikipedia.

¿Qué hacemos en isla Saona?

A continuación os mostramos un vídeo de lo que puede ser una excursión típica. Os podéis hacer una idea de cómo es y lo que hacen (hacemos) el 90% de los turistas. No os agobiéis, que luego os damos más pistas para disfrutar.

Descripción visual de una excursión estándar.

En las imágenes cuentan que la piscina natural está a 400km de la costa. Se han confundido de unidad… jejeje. Son unos 400 metros 🙂

Vamos con las actividades para deleitarnos. Podremos:

– Bañarnos en las denominadas «piscinas naturales» (sale en el 3:55 del vídeo anterior). Estas piscinas, realmente son creadas por bancos de arena (por ejemplo, el que está en frente de la playa La Palmilla) que tienen como efecto que el agua no nos cubra más de un metro aprox… Ideal para los que tienen miedo si no hacen pie.

___

Atención
Gafas de sol (sunglasses)

Como nos estamos teletransportando a través de cables y ondas, para mejorar tu experiencia virtual caribeña, es necesario que en este preciso momento te quites los calcetines, coloques un barreño con agua templada en el suelo y metas los pinreles dentro.

Igualito a estar allí.

___

Prosigamos con más cosas que hacer:

– Ver pececillos de colores y estrellas de mar. Digo ver, no cogerlas. Y mucho menos manosearlas y sacarlas del agua… Hay controversia al respecto pero, desde putolunes, estamos a favor de no molestar mucho a seres vivos. Vive y deja vivir.

– Una vez llegados a la isla, pasear por el pueblo de pescadores. Se llama Mano Juan.

– Visitar un santuario de tortugas. Parece que llegan a Saona 3 especies, sobre todo, la tortuga carey.

Vídeo con tortuguitas.

– Sacarnos la típica foto pal feis (o instagram si somos guapos) apoyados en una palmera. Cuidado con los cocos ¡que pueden caer! (sí, todos esos cocos que se ven por la arena, cayeron en algún momento de su árbol)

– Ya en el plano lúdico, bailar merengue o bachata gracias a las animaciones organizadas.

– Por último (la opción más chula), alojarnos allí y así gozar de los momentos con menos visitantes. ¿Es posible?

Alan nos muestra la isla cuando todos se van (minuto 6).

Espero que os haya gustado. Coged una toalla y secaos los pies.

Os dejamos con consejos adicionales.

Ojo también a…

Si hacéis el viaje real, estad atentos a las siguientes cosillas:

– Coged y poneos un protector solar. Hemos visto espaldas más rojas que la bandera de china (ponerse la toalla en plan poncho es una solución).

– Llevad, si os gusta, un snorkel o gafas de buceo. En algunas excursiones suelen tener, pero si ya lo llevamos, mejor.

– Una mochila resistente al agua o que no se eche a perder si se moja es muy práctica en este tipo de excursiones. Estaremos pasando del barco al agua o del agua a la arena todo el tiempo.

– El pompis se os podrá quedar dolorido si el trayecto de ida y vuelta es en lancha rápida. Los asientos son duros y la embarcación suele dar bastantes botes dependiendo del brío que le ponga el piloto.

– Normalmente, si el trayecto de ida lo haces en lancha, el de vuelta es en catamarán (o viceversa). Pero conviene asegurarse y preguntar.

– El viento al navegar también será importante, así que unas gafas de sol y/o gorra bien fijada a la cabeza pueden ayudar.

– Con toda seguridad, en la parada de la piscina natural, te sacarán fotos para inmortalizar el momento. Atención al precio y al regateo.

– Ah, respecto a la guita, llevad dinero en efectivo por si hacéis alguna compra.

– Y, como siempre: lo barato sale caro. Puede no merecer la pena ahorrarse 30 dólares si el barco en el que montas no tiene los papeles en regla (licencia, seguro, etc). A veces se nos olvida.

Chiste anti-lunes

Lo mejor del lunes:

En una playa caribeña, un borracho que está en la orilla empieza a gritar: ¡una ballena! ¡una ballena!

La gente sale corriendo del agua sorprendida y el borracho sigue gritando: ¡una ballena!

Se acerca un hombre y le dice al borracho: pero qué dices ¡qué ballena ni qué ballena! Si son dos botellas de ron…
+ Sí, pero ¡UNA VA LLENA!

Feliz lunes

Disfrutad del sol y el calor allí donde estéis.

Tened cuidado con el lunes.

Créditos: imagen de portada cortesía de nuestro fotógrafo en la redacción.

3 opiniones en “¡Al Caribe! (isla Saona)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *