¿Prestar dinero?

No. Nunca. No lo hagas. ¿Prestar dinero? No, gracias.

Dirección prohibida. NO PRESTAR. No es no.
NO es NO.

Hola, soy el primo de Putolunes, Don Putodinero (@putodineroes en Twitter) y me intentaré explicar a continuación.

Una situación comprometida

Te levantas un viernes por la mañana, feliz, de buen humor…

y viene alguien a pedirte dinero. ¡ZÁS! Ya te han amargado el fin de semana.

Este tipo de peticiones (pecuniarias) nos ponen en un aprieto. Igualito que cuando te piden prestado un libro. Algo te dice que ya no lo vas a ver más…

Excepciones

– Me refiero a cantidades importantes, no a dar 5 euros o calderilla.

– Tampoco incluyo las emergencias. Ejemplo: han robado la cartera a tu mejor amigo y se ha quedado sin dinero en medio de una desalmada ciudad capitalista.

– Debemos considerar asimismo el tipo de relación que nos une con la persona pedigüeña. No es lo mismo que nos pida mandanga ese amigo que ni felicita por los cumpleaños, a que nos venga una persona que siempre está ahí para echarnos una mano.

Qué hacer si te piden

Sabiduría china

Los chinos han sido desde la antigüedad muy sabios:

Confucio. Sabiduría china de actualidad. Ante el vicio de pedir, la virtud de no dar.
Sabiduría ancestral.

«Ante vicio de pedil, viltud de no dal» (Confundio, año 595AC aprox.)

Tabla POP

Yo mismo, Putodinero, y desde el departamento de dinerito rico y finanzas de putolunes, os traigo una tabla para ayudaros a tomar la decisión menos equivocada posible.

En primer lugar, en el preciso instante en el que nos hacen la solicitud monetaria, podríamos actuar de la siguiente manera:

  • Sin dudarlo un segundo ni activar neurona alguna, abres Bizum y envías los euros al contacto que te pide. Fácil e indoloro —si no lo piensas.
  • O decir nanai del Paraguay. Que tú no prestas ni el boli Bic que robaste en 1987 en el Santander (soporte de plástico y cuerda sucia incluidos)…
  • O, por contra, puedes contestar: «dame un par de días, y me lo pienso». (*)

(*) Si elegiste «pensar», te pongo debajo una tabla que puede ayudarte a tomar una decisión.

La llamaremos tabla POP (Pide a Otro Primo):

Exponemos las 4 situaciones que pueden acontecer, fruto de la combinación de posturas que adoptan víctima (prestamista) y hamijo (prestatario).

Las consecuencias de estas acciones tendrán efectos directos sobre nuestra salud, tiempo, dinero y la supuesta relación de amistad.

Tabla de decisión para prestamos, POP (Pide a Otro Primo).
Tabla de decisión POP

Explicación concisa de la tabla

A) No se produce el préstamo.

Lo hemos mencionado antes. La víctima (nosotros) se niega (nos negamos) a prestar el dinero. Rápido, efectivo, indoloro, práctico.

No perdemos salud (no daremos vueltas a la cabeza mientras esperamos de vuelta el money), ni tiempo (decimos que no tajante y velozmente), ni dinero (no prestamos la guita).

Respecto a la amistad… si es un buen amigo (e inteligente), seguirá siéndolo aunque no le prestes; si es un hamijo (un aprovechado o amigo de esos que solo te llama por el interés), se esfumará y matarás dos pájaros de un tiro. Es por ello que hemos puesto una carita sonriente en la casilla correspondiente.

B) Prestamos y nos devuelven la pasta.

Salvo el coste de oportunidad al pasar el tiempo y tener la choja en manos de otro, ni tan mal. Recuperamos el montante y no nos afecta negativamente a la salud.

Considerando el factor tiempo, aunque devuelva la cantidad prestada, habremos cobrado un interés cero (por debajo de la inflación).

En lo relativo a la amistad, resaltar un PERO: si la personita que nos pide ve que le dejamos dinero fácilmente, puede volvernos a pedir en el futuro (y nosotros a dejarle, ya que la última vez lo devolvió y nos rodea una falsa seguridad), y esto puede provocar una nueva situación de riesgo repetida en el tiempo.

C) Prestamos y nos crece la barba hasta el suelo (da igual que seas chica).

El hamijo nos dará largas, nos pondrá de mala leche, perderemos el tiempo llamándole o enviando mensajes de recordatorio… bastante mal.

Sí, el dinero volverá a nuestras carteras, aunque tras pasar los meses, valiendo menos (¡hola inflación!).

Como hemos visto, para los casos B y C, si el dinero se devuelve sin intereses (como suele suceder en los préstamos entre conocidos), valdrá menos (sempiterna inflación). Por eso mismo hemos pintado una carita regulera en la tabla.

D) Prestamos y no hay devolución.

Si tomamos la nefasta decisión de prestar los merkels y el deudor no nos los devuelve, no solamente nos quedamos sin ellos, sino que habremos perdido salud mental (dando vueltas a en qué momento nos dejamos engañar de esta manera y por qué), tiempo (esperando ver el money de vuelta) y la «JAmistad» que nos unía con el pájaro en cuestión. Todo MAL.

Putoreto

Ah, me recuerda mi primo loco de los lunes que ¡este mes también hay PUTORETO!

putoreto de noviembre

Os invitamos (él y yo) a dejar un comentario aquí —en el blog, sobre este mismo post— para poder participar.

No hay más instrucciones por el momento. Estad atentos al pajarillo azul.

Reflexión final

Lo mires como lo mires, prestar pasta es un negocio maloliente (tanto financiera como emocionalmente hablando).

Salvo que haya una larga e intachable amistad (y ni así), o que te dé igual dar por perdido el dinero, no hagas préstamos.

Amado lector ¿has dejado dinero alguna vez? ¿Cómo te fue?

Empiezo yo: sí. Y me fue mal (porque no utilicé la tabla POP).

Cuéntame tu experiencia en tuister (@putodineroes). Y dame, obviamente, like y retuit (si no lo haces te enviaré al cobrador del tuit).

Reflexión (El pensador de Rodin).
¿Prestar o pedir?

Chiste anti-lunes

Me dice también el plasta de mi primo que os cuente un chiste.

La confianza da asco:

Dos amigos…
—Oye Manolo ¿me prestas 25 euros?
—Bueno, vale, pero con la condición de que no te los quedes mucho tiempo.
—Por eso no te preocupes, en una hora ya no los tendré.

Feliz lunes

Desde el implacable departamento de inversión y finanzas de putolunes, os deseamos un solvente inicio de semana.

Tened cuidado con el dinero.

Créditos:

– Emoticonos usados para la tabla POP, del proyecto Noto.

Salud, DINERO y amor

Sí, DINERO, en MAYÚSCULAS. Mi primo (Don Putodinero) intentará explicar el motivo un poco más abajo.

Ya lo decía Cristina en su canción:

3 cosas hay en la vida…

La salud

Me veo en la innecesidad de comentar que, sin salud, la vida se complica. Por eso, tras el sorteo del Gordo de Navidad, todo el mundo dice: ¡Nos ha tocado salud!

Asimismo, os recordamos que gozar de una buena salud y practicar hábitos en concordancia son sinónimo de calidad.

Casi todos los lunes, aquí, en vuestro blog preferido, insistimos en ello:

Corazón verde. PUTOLUNES es salud.
PUTOLUNES es salud.

El amor

No me refiero al amor horizontal… ¡guarris!

Más bien al amor por conocer, por descubrir el mundo, aprender, las ciencias, el arte, la historia… (la filo+sofía) Por esa pasión que nos mueve e impulsa a hacer cosas y a no ser meros consumidores de droguitos y coca-coca mientras vemos series en Netchis.

Descubrir, conocer, aprender… en la redacción nos fascinan muchos temas:

Corazón rojo. PUTOLUNES es amor.
PUTOLUNES es amor.

Y el dinero

El tema del apotema.

Efectivamente. El money, la choja, la pasta, guita, mandanga, tela, los napos, Merkels, la plata, los chines, das Geld, los pesos, los cuartos, el parné, las perras, el pisto…

Toca presentar a mi primo: el Excelentísimo Sr. putodinero, que ha venido a hablar de su libro.

señal peligro obras euro
Peligro: puto DINERO a continuación.

los orígenes del dinero

el trueque

Hace gigatrones de años no existía yo. Y tampoco se podían usar tarjetas sin frote (contactless, para los finolis). Pero, al igual que ahora, también había que hacer la compra semanal.

Entonces ¿cómo hacían nuestros antepasados para adquirir un rico pan integral guay o unas suculentas chuletillas adobadas?

Vídeo sencillo e ilustrativo.

Una vez las sociedades primitivas se fueron estableciendo, fue común usar este modo de intercambio (trueque) para obtener alimentos o ropajes. Desgraciadamente, no todo era color de rosa.

Pros y contras

+ El trueque o intercambio directo fomenta las relaciones entre personas. ¡Bien! 🙂

+ Se cambian elementos físicos (que poseen un valor al tenerlos). Mola.

Se necesita que cada una de las partes quiera lo que la otra le ofrece. Tengo 15 cromos del Leganés y el maldito Pepito no me los quiere cambiar por el puñetero Messi… vaya.

Puede ser difícil establecer un precio fijo de los bienes. Tampoco mola.

Dichos bienes, podían no ser divisibles. Si parto una cabra en dos, no tengo dos minicabras. O la cambio entera toda ella o nada.

Las transacciones a gran escala se complican. Mover 1000 vaquitas no es trivial (como podemos observar en las pelis del Oeste). Mover un maletín repleto de billetes a Suiza (por dar otro ejemplo), sí parece serlo.

No es eficiente y consume tiempo. Hay que encontrar a la persona que tenga lo que queremos, que quiera lo que le ofrezcamos a cambio y llegar a un acuerdo. Principio de necesidad mutua, que llaman. Por contra, usando dinero (que todo el mundo quiere), todo se simplifica.

Vayámonos de trueque…

Ojo, que hoy en día aún seguimos usando el trueque, aunque más como un intercambio de favores…

el dinero real aparece en escena

TOKENS y monedas

Llega un momento en el que el concepto de dinero se materializa en elementos/objetos/tokens/cosas con valor intrínseco. A saber: cereales (maíz), plumas, conchas raras (sí, el mejor artículo que nos habla sobre ello está en japonés), sal, etc.

Y avanzando en el tiempo (600AC), surgen las primeras monedas.

Monedas primigenias. Lydia, actual Turquía.
Monedas «turcas» de hace mogollón.

Otro «poco» más tarde, llegan los IOU (I Owe You, en inglis) y se imprime papel-moneda (billetes).

puto dinero: billete chino de 100. Made in China.
Chino pensando en los gastos del mes y dragón de fondo.

Aunque las historietas con conchas, monedas y billetes os las contaré en el siguiente miniartículo, para no sobrecargaros de información. Que estamos a lunes (13, además) y hay que currar.

ventajas del dinero

¿Y todo este rollo del dinero, para qué?

Pues, básicamente, cumple 3 funciones:

  • Servir como referente, como unidad de contabilidad. Así, podemos registrar lo que poseemos y/o ganamos/gastamos en las transacciones económicas.
  • Ser un «almacén de valor». De esta manera, podemos guardar riqueza para un uso futuro. Es útil además que las monedas o billetes tengan un tamaño práctico y sean fáciles de mover físicamente.
  • Ser un medio de intercambio. Cambiamos dinero (que todo el mundo quiere) por bienes o servicios.
  • Y, una cuarta, que ya no aplica pero lo pongo por motivos pedagógicos: el dinero en la antigüedad era por sí mismo un elemento valioso. Antes, la mayoría del money tenía un valor intrínseco, puesto que las monedas estaban acuñadas en metales muy codiciados (oro, plata, cobre, etc).

¿necesitamos el dinero?

Cristina y los STOP han dado like a este vídeo.

—Sr. PutoDinero: Sí, nos es totalmente necesario. Porque debemos pagar el agua, la luz, la casa… el IRPF, el seguro del coche, etc.

—Lector: Oye ¿y si me voy a vivir al monte a plantar lechugas, pongo un par de placas solares y bebo agua (ácida) de lluvia?

—PD: ¿Vestirás un tanga de hojas?

—L: Sí, dejaré caducar mi tarjeta de socio del Zara.

—PD: De acuerdo, cuando lleves viviendo 1 año allí, entre lobos, me llamas y me lo cuentas de primera mano.

OK, OK, es cierto que hay otras alternativas menos radicales: el ejemplo de Auroville (enlace serio).

Reflexión relámpago

SALUD y DINERO son requisitos necesarios (aunque no suficientes) para tener una buena vida. Sin ellos, iremos a medio gas.

Con el cuerpo a tope, necesidades fisiológicas cubiertas y la cartera repleta de arquitectura, podremos centrarnos en lo que de verdad nos llena y amamos: objetivos y/o aspiraciones vitales.

¿Estáis de acuerdo, a que sí?

Enviad comentarios e improperios, preferentemente a mi cuenta de Twitter o a la de mi primo (putolunes).

Reflexión (El pensador de Rodin).
La thune. C’est très importante.

Chiste anti-lunes

Me advierte mi putoprimo favorito de que debo soltar un chiste… ahí voy:

—Empleado: Hola, vengo a solicitar un aumento de sueldo, ya que me he casado y tengo muchos gastos.
—Jefe: Vaya, lo siento en grado sumo, pero la empresa no cubre los accidentes fuera de horario laboral…

Feliz lunes

Desde el departamento de contabilidad y finanzas de putolunes, os deseamos un enriquecedor comienzo de semana.

Tened cuidado con el lunes y estad atentos al dinero.

Créditos

– Monedas de Lydia, de wikimedia commons.

– Billete chino: foto de nuestro reportero-viajero de la redacción en el Museo de Shanghái.

Agradecimientos adicionales

– Vídeo de Ska-P gracias a contrafoque. ¡Seguidle!

Gastos: el coche

El coche, el utilitario, parte integrante de la familia, le ponemos nombre, nos acompaña en los mejores y peores momentos de la vida, podríamos dormir en él si nos vienen mal dadas… Todo ventajas. O no.

Un coche

Coche/carro/máquina/automóvil/vehículo/buga/cacharro cuya principal función es la de trasladarnos de un lugar a otro.

El automóvil corporativo que tenemos en la redacción (el putocoche), ha visto muchas primaveras. Estamos a la espera de adquirir uno nuevo como éste:

Tampoco nos flipemos, que es un AVIÓN con ruedas…

Gastos

Tras el trámite previo de sacar el carnet (preparación del teórico + clases prácticas) y los gastillos iniciales como el alta y matriculación en tráfico, nos vienen los gastos ordinarios. Vamos a detallar, a continuación, cuáles son:

Anuales

1. Seguro obligatorio

Pagamos 210€ por un seguro a terceros ultrabásico.

2. Impuesto municipal de circulación

Varía según la potencia del automóvil. En nuestro caso, 135€.

Como mal menor, si tenemos suerte y vivimos en una localidad con playa (vaya, vaya), igual nos incluye el aparcamiento en las zonas costeras habilitadas a tal efecto.

Un abrazo a nuestros seguidores de la capital.

3. ITV

Depende un poco de dónde la paséis. Frente de las oficinas de putolunes, cobran unos 50€. Y te echan la bronca si llevas efectivo o llegas tarde.

Os ponemos los precios de ir a una ITV por Comunidades Autónomas.

4. Garaje

Si ponemos a nuestro cochecito a dormir bajo techo, tenemos varias alternativas:

En caso de alquilar, el tema no bajaría de 60-70€ (?) todos los meses.

Si somos propietarios y compartimos garaje, no nos libraremos de pagar los gastos de comunidad del mismo: 60€(?).

Si vamos de lonchafinis, lo aparcaremos en la calle o en un descampado y nos saldrá de gratis. PUTOLUNES dice sí a esta opción.

5. Mantenimiento

Es algo variable pero previsible: las revisiones son periódicas por kilometraje o tiempo (lo que suceda antes).

No nos soplan menos de 200€… ¿y a vosotros?

6. Los gastos extraordinarios: roturas, accidentes, etc

Altamente variable e imprevisible… (cruzad dedos)

(Hasta aquí, llevamos un subtotal de gasto anual de unos 595€ -> 600€)

Mensuales

7. Gasolina/gasóleo

Variable pero previsible. Nosotros, que teletrabajamos (¡qué invento!), gastamos 50€ al mes aprox.

8. Estacionamiento

Parar, detenerse, estacionar… No es lo mismo parase o detener la marcha ante un semáforo en rojo, que estacionar el vehículo en el centro.

Si nos gusta aparcar cerca del destino, las maquinitas de la zona azul u OTA, nos pegarán inevitables mordisquitos en la cartera.

Como somos de la cofradía del puño cerrado, intentaremos no pagar: 0€.

9. El tuning:

Ahora ya no está de moda, pero hace unos añitos…

En el minuto 16, sale un Ferrari.

(Subtotal de gastos mensuales mínimos: 50€)

total de gastos

Fenomenal. Ahora toca sumar todo lo anterior:

Gasto mínimo/mes: tomando los costes anuales y dividiendo por 12, y sumando los gastos mensuales… (600/12+50) al menos, 100€.

Y eso, lavando el coche cuando llueve (mala idea, por cierto).

Ignoro qué nivel de ingresos netos tenéis, pero, con un sueldo neto por cuenta ajena de 1200€/mes, sale que nos gastamos un 8%.

Ventajas/desventajas de tener coche

pros

– Nos lleva a donde queremos y cuando queremos. Nada de esperar hasta que pase el bus de las 18h.

– Es más rápido que otros transportes.

– Comodidad absoluta: un amigo lleva unos cojines en la parte posterior… ¡para descansar! ¡No seáis cochinos/cochinas!

– Otras ventajas.

contras

– Los gastos (ya los hemos detallado), la pérdida de tiempo (y dinero) a la hora de aparcarlo en las ciudades, el vandalismo, los conductores incívicos (esos que al salir te pegan un rijostio con la puerta), los problemas con el condensador de fluzo y la junta de la trócola…

Reflexión

¿Qué es mejor? ¿Comprar un coche o alquilarlo solamente cuando lo necesitemos (fines de semana, vacaciones)? Es, precisamente, lo que hacen los ricos con los megayates.

¿Y tener una motillo? ¿O usar bici?

¿Qué pensáis? (comentarios aquí abajo en el post o en el Twitter de putolunes/putodinero)

putolunes | Rodin - El pensador. Reflexión de lunes.
Iré a San Fernando, un ratito a pie y otro caminando…

Chiste anti-lunes

Hoy, saludamos a nuestros lectores de Euskadi:

—Un vasco que está en un bar y le dice a un amigo: ¡Aupa Iñaki! ¿Te compraste al final un 500, no?

—Sí, anteayer. ¿Cómo lo sabes?

—Porque lo llevas de mochila…

—Ahí va la hostia ¡¡¡el cinturón de seguridad!!!

Feliz lunes

Desde el departamento de finanzas de putolunes, os deseamos un peatonal inicio de semana.

Tened cuidado con el lunes.

Créditos:

– foto de portada de pxphere y pensador de pxfuel (CC0).