Independencia económica (FIRE): los gastos.

¡Hola amantes de los lunes! jajajaja

Como primer lunes de mes (que es más duro), os traemos otro mini post hablando de finanzas (del vil metal, del sucio dinero). Eso que todos odiamos (y no deberíamos) consustancial a nuestras vidas mundanas tan capitalistas.

No sé si os acordáis, pero, en el anterior artículo sobre independencia financiera o FIRE, hablábamos de conceptos generales.

Por abreviar, para poder ser más libres de un trabajo tradicional, ya dijimos que debíamos cubrir los gastos del día a día con ingresos pasivos (que provengan de rentas). Y ahora es cuando pasamos al crudo tema de hoy:

Si en nuestras vidas gastamos mucho, necesitaremos muchos ingresos para vivir sin agobios monetarios; al contrario, si gastamos poco, necesitaremos menos. ¡Es taaaan lógico! 🙂

Pero, ¿sabemos cuántos gastos tenemos? En números, me refiero.

Desglose de gastos

Una descomposición detallada de los tipos de gastos para una persona podría ser (así nos lo detalla nuestro experto en finanzas de la redacción):

  • existir:
    • hipoteca o alquiler
    • IBI, seguro, gastos de comunidad
    • suministros (agua, luz, gas, basuras)
    • compra del súper
    • comunicaciones (Internet, móvil)
    • transporte: público (metro, bus) y/o coche (impuestos varios, seguro, ITV, mantenimiento, gasolina, etc) y/o jet privado
  • vivir:
    • actividades (gimnasio, piscina, club de tiro con arco)
    • ocio puro y duro (viajes, cenas, cervezas con amigos, la ruta de pintxos los domingos por la mañana, etc)

Nótese que hemos clasificado los tipos de gastos en dos muy sui géneris: existir y vivir. Los primeros, son aquellos de los que no nos libramos si queremos seguir respirando (sí, algunos me dirán que tener móvil o coche no es básico para la existencia… es debatible). Los segundos, son los que -digamos- nos aportan más emoción o felicidad a la vida.

Tendríamos que desglosar esta lista anterior y cuantificar (poner los euros) al lado de cada concepto). Se puede hacer por mes (los gastos anuales los dividiremos por 12).

Algunos lectores/seguidores del blog sé que estáis en ello (incluso la tenéis ya hecha). ¿Qué os sale? ¿Cuánto necesitáis para vivir (cómodamente) cada mes? Usad el típico Excel o una hoja de cálculo de Libreoffice.

Como ejemplo muy general, os diré que hay compañeros (solteros) de putolunes.es que podrían vivir tranquilamente con algo más de 1000 euros… ¿realidad?, ¿ficción?

Chiste del lunes:

No dejo de pensar en ti…

… ¡desde el día en que te presté dinero!

(risas)

Saludos comprando la marca blanca de macarrones en el súper, pero luego tomando cubatas de importación en la terraza del bar.

Créditos: imagen original CC0.

FIRE ¿fuego?

No, no os vamos a hablar del calorífico elemento, ni de cómo hacer ídem en situaciones de supervivencia, ni de cómo cocinar unas costillas a la parrilla… qué decepción, ¿verdad? Esperad un poco, que viene el FIRE con todas las letras.

Siglas

Vamos a ver qué es este palabro: FIRE.

«Últimamente», hay un movimiento que se escucha mucho por la Internet, al que se le denomina FIRE por sus siglas en inglés: Financial Independence Retire Early. ¿Qué significa?

Pues, algo muy sencillo, más viejo que beber a morro de una fuente, pero con un nombre chulo. De manera llana y en una frase: poder vivir sin tener que trabajar. ¿A que suena bien?

(murmullo de incredulidad)

Más formalmente, significa ser independiente en cuestiones financieras (ser capaz de pagar gastos, no tener deudas, cumplir con los impuestos) y poder retirarse a la buena vida lo antes posible. Sí, vivir sin ser esclavo de un trabajo (de un salario tradicional), sin madrugar o -si queremos- trabajando menos. Poder así decidir sobre tu tiempo e intentar vivir lo más felizmente posible.

¿Por qué buscar eso del FIRE?

Responde a las siguientes preguntas (sé sincero contigo mismo):

– ¿Odias tu trabajo actual?

– ¿Te gusta pero no te apasiona madrugar?

– No odias tu trabajo, te gusta madrugar, pero, ¿te llevas regular con tu jefe? ¿O él se lleva mal contigo?

– ¿Tardas 1 hora en llegar a tu empresa y otra en volver a casa?

– ¿Tu esófago está harto de tragar macarrones de tupper recalentados?

– Te gusta todo lo anterior y no tienes ningún problema, pero, después de 8 horas, ¿estás reventado y lo único que quieres es tumbarte en el sofá y ver Telecinco (por ética personal no pondré el link)?

– ¿Te falta tiempo para hacer lo que realmente quieres o te ilusiona en la vida?

Podríamos exponer mil motivos más, todos ellos lícitos. Cada uno tiene los suyos personales. Si te has identificado con alguno de los anteriores, te animamos a adentrarte en el apasionante mundo de la independencia financiera (FIRE)…

Más información FIRE

Cómo no, hay ya mucha gente que ha explicado y cuenta cosas sobre la independencia financiera. Por tanto, os vamos a dejar unos enlaces para que vayáis leyendo un poco más (no os abruméis por la cantidad de datos que os vais a encontrar):

– link de la hormiga capitalista

– link de opinatrón

Ninguno de ellos me paga por poner sus enlaces, ni son amigos o familiares de nadie aquí en la redacción de putolunes.es, pero escriben muy bien y sus artículos son una fuente de inspiración e información muy interesante.

¿Os ha quedado un poco más clara la idea?

Se trata, en esencia, de obtener unas rentas, un dinerito (fruto de ingresos pasivos), que nos permita cubrir nuestros gastos del día a día. Qué fácil, ¿verdad?

Vale, ¿qué hago ahora?

Para lograr nuestro objetivo de vivir sin trabajar, debemos realizar lo siguiente:

  • controlar gastos (cuantificar y reducir)
  • tener ingresos adicionales (preferentemente, no laborales)
  • ahorrar (obvio)
  • invertir (sabiamente)

Aquí en putolunes iremos escribiendo (de forma muy sencilla) sobre los puntos anteriores y los pasos a dar para obtener la maravillosa independencia financiera. No os los perdáis.

Reflexión final

En nuestra redacción, pensamos que, cuanta menor dependencia tengamos de un trabajo estándar, más libres seremos en nuestras vidas. Y la libertad, creemos, es un factor que implica felicidad.

Poder elegir es algo que, como humanos, nos hace bien. ¿Estáis de acuerdo?

Saludos «on FIRE».

Créditos: imagen original (free) en https://www.pexels.com/photo/black-fire-flame-1123068/

Agradecimiento: gracias a todos aquellos que han tomado el camino FIRE y han escrito artículos y libros a disposición de los demás.

Vivir con un colchón.

En la vida, hay que tener un colchón. Por dos motivos:

  • para descansar el cuerpo (físicamente hablando);
  • y para descansar la mente (financieramente hablando) 🙂

En cuanto a la primera razón, pues nada: te vas una tarde de tiendas, a poder ser un lunes, te vas tumbando por todos los colchones que estén disponibles, y eliges según la calidad/precio.

Bueno, si eres de los que estudia todos los puntos y mira los pros/contras de cada modelo, te dejo una guía para tu próxima compra de colchón: guía elegir colchón.

Respecto al segundo punto…

…imagínate que un santo lunes mandas a tu jefe al lugar por donde amargan los pepinos. ¿Te gustaría, no?

Pues antes de hacerlo, deberías tener un colchón. Una cantidad de pasta ahorrada suficiente para pasar una temporada sin preocupaciones de dinero.

Los gurús de esto dicen que, al menos, deberías tener ahorrado para emergencias tus gastos mensuales x 12.

Créditos: imagen original con licencia CC en https://www.pexels.com/photo/white-and-black-mattress-fronting-the-mountain-775219/

¡Saludos flex!