Propósitos para el 2021.

El año pasado nuestro propósito principal fue ir al gym… pero, lo más cerca de hacer ejercicio que estuvo el que os escribe, fue un día que cargué dos packs de 6 bricks de leche en el súper (nótese el nivelazo de inglés). Este año, sinceramente, no sabemos qué propósitos plantearnos.

Tipos de propósitos

Por aclararnos algo, hay miles de objetivos o propósitos de dos mil colores y tres mil sabores distintos. Pero, calma, podríamos agruparles según su tipo. ¿A qué nos referimos?

Aquí (artículo breve) dicen que podemos diferenciar 12 tipos de objetivos. Las categorías fueron pensadas originalmente por un tal Jon Butcher (su web es ésta: web publicitaria para que compres sus cursos).

  1. Salud y condición física
  2. Vida intelectual
  3. Vida emocional
  4. Carácter
  5. Vida espiritual
  6. Vida amorosa
  7. Familia
  8. Vida social
  9. Carrera profesional
  10. Finanzas
  11. Calidad o estilo de vida
  12. Visión

En la web lifehack diferencian además:

  1. Objetivos en el plano temporal
  2. Objetivos en el plano vital

Adicionalmente, nos explican cómo definir objetivos (SMART). El artículo con todos los detalles aquí mismo.

En esta otra web, centrada en los hábitos, hablan de 7 tipos:

  1. carrera profesional
  2. financieros
  3. desarrollo personal
  4. espirituales
  5. educacionales
  6. relaciones
  7. físico y salud

La web con los detalles.

Nuestro punto de vista

¡No nos vuelvas locos! ¿7, 9 o 12?

En la redacción hemos realizado una puesta en común de los objetivos y propósitos que tenemos todos los compis de trinchera. Acto seguido, hemos intentado agrupar por algún criterio todos ellos.

Nos han salido 5 categorías:

– cuerpo: salud física, alimentación, deporte;

– mente: estado emocional, aspectos espirituales;

– conocimientos: leer, aprender idiomas, oficios, aficiones;

– relaciones humanas: familia, amigos, amor, interacciones con otras personas;

– pasta: el dinerito, el trabajo, las finanzas.

¿Qué os parece?

Ejemplos de propósitos

Ejemplo musical

¿Tenéis guitarra? Pues este artículo os va a venir como púa a cuerda (perdón por la tontería): lista para guitarristas.

Ejemplo radical

A continuación, un ejemplo -ligeramente extremo- de cómo no fallar con los propósitos de nuevo año.

Jorge nos gana, claramente, a todos.

Pregunta/reflexión

¿Os marcáis objetivos o propósitos para el nuevo año? En caso afirmativo ¿los clasificáis? ¿Cómo?

En la oficina preferimos centrarnos en unos pocos que sean importantes, más que plantear muchos y que se acaben no cumpliendo por tener demasiados frentes abiertos. Aquí piensan igual.

Respondednos poniendo un comentario o en nuestro twitter.

Chiste anti-lunes

Ahí os lo lanzamos:

– Y tú, Jaimito ¿qué les vas a pedir a los Reyes Magos?

– Ay, tita, la felicidad verdadera está hecha de pequeñas cosas…

– ¡¡¡Qué niño más inteligente!!!

– Sí: una pequeña mansión, un pequeño yate, una pequeña fortuna…

Feliz lunes

Desde las oficinas centrales de putolunes, os deseamos un buen inicio de 2021.

Tened cuidado con este lunes y con todos los lunes del año.

PD: habréis observado que algunos enlaces que os ponemos -con información extra- están in inglis. Efectivamente, podéis incluirlo en la lista de propósitos 😉

Créditos:

Imagen de portada tomada de pxhere. (CC0)

Referencias:

[1] 12 life goal categories. Glidedesign. https://www.glidedesign.com/12-life-goal-categories/

[2] 9 types of goals. Lifehack. https://www.lifehack.org/864425/types-of-goals

[3] 7 Types of Goals: The Ultimate Guide to Goal Categories. Developgoodhabits. https://www.developgoodhabits.com/types-of-goals/

Comunicación con el más allá.

Ya se acaba este año 2020. Creo que estamos todos esperando a que suene el timbre del final, como niños de primaria un viernes de verano…

Hoy viajamos en el espacio-tiempo sideral. ¿Qué? Sí, os lo podemos explicar.

La oficina

En la redacción de putolunes hemos pasado un mal año. No nos ha quedado más remedio que hacer piña (no, no he dicho pizza de piña) para buscar una solución. Nuestro amado gerente nos convocó a principios de mes a una reunión urgente y obligatoria. Orden del día: brownstorming para reflotar el proyecto.

Tras 2 horas de juntamiento empresarial (improperios por doquier, acusaciones cruzadas, algún grito que otro, cerebros secos y sobacos húmedos) el gerente dio un golpe en la mesa a puño cerrado que ni Chuck Norris en sus mejores tiempos.

– Si no hay talento dentro de la empresa (le faltó llamarnos monos de cola no prensil), habrá que buscarlo fuera. Contrataremos un consultor externo.

– ¡Son carísimos! -farfulló el responsable de finanzas, dejando escapar involuntariamente un caramelo de limón envuelto en baba.

Cara lánguida de nuestro gerente.

Tímidamente, un diseñador junior sacó del bolsillo un papelito doblado por la mitad.

– Me lo han dado hoy. Lo iba a tirar -dijo, poniéndose como los semáforos un día con prisa.

Médium espiritual mágico ¡suena fantástico!

– «Mantener puesto de trabajo, atraer clientes.» ¡Justo lo que quiero! A problemas desesperados, soluciones desesperadas. ¡Pérez, por Tutatis, llame al profesor!

Y Pérez sacó su móvil y llamó. Activó el modo manos libres y todos escuchamos…

… el mensaje del contestador automático del profesor Diba: El maestro Diba tiene la agenda ocupada hasta el 15 de febrero de 2021. Para consultas indemorables contacten con mi estimada prima, Madame Tanishia. Paz y amor.

Fin de la llamada.

La Madame

Al día siguiente, sin perder ni un solo minuto laboral, Amaia, nuestra elegante CM, y yo mismo (estábamos en primera fila y el marrón nos impactó de lleno en la frente), acudimos raudos y veloces a la calle donde se ubica la oficina de la prima del profesor.

Llegando al número indicado (portal 6), vemos que nos espera una mujer mulata, pelo ensortijado negro azabache, ataviada con una túnica oscura con capucha, la cual ciñe por encima de la cadera mediante un cintur… emmm… (horror) ¡una serpiente viva!

– Madame Tanishia: No tengan miedo, es mi mascota, Venenitos. Los cinturones hechos con piel de animal asesinado no son lo mío. Esas chaquetas que visten ¿no serán de cuero, verdad? (nos mira fijamente con los ojos muy abiertos)

– Yo: No, no, descuide, son del Carreful. Llevamos con el sueldo congelado varios años…

– MT: Está bueno, acompáñenme (responde con un acento extraño).

Ascendemos incontables tramos de escaleras tras ella y llegamos al último piso frente a una puerta con el número 6. Abre las dos cerraduras y entra.

– Y: Amaia, no siento las piernas…

– A: Ni yo, un peldaño más y me pido la baja…

– MT: ¡No se me quejen y apúrense, el tiempo vuela!

Nos encontramos en un típico trastero para almacenar enseres: de unos 7 m2, paredes de bloque de hormigón, puerta tipo ROPER y una pequeña rendija metálica que quizá sirva para escape de humos.

– MT: Perdónenme. Antes recibía a los clientes en el puro centro, en mis dependencias de la torre Picasso -nos cuenta con amargura- pero la crisis me obligó a apretarme el cinturón (Venenitos nos mira triste mientras asiente con su cabecita).

– Y: No se preocupe, Madam… ehhh…

– MT: Tanishia, Madame Tanishia. Significa nacida un lunes. Mis padres no se pusieron de acuerdo y, al final, tiraron por la calle de en medio. Díganme ¿qué les trae por aquí?

Amaia y yo le resumimos nuestro drama corporativo sin extendernos en exceso, puesto que no nos encantaba la idea de estar en ese lugar.

– MT: Bien, me ha quedado claro. Demos comienzo a la sesión. Serán 50€ y durará exactamente 15 minutos.

(sí, a ambos se nos pasó por la cabeza cambiar de profesión)

La sesión

La mujer coge una especie de huevo, lo gira, y empieza a sonar un tic-tac (es uno de esos para medir el tiempo en la cocina). Acto seguido, abre una bolsita que contiene unas hierbas.

– A: ¿Para entrar en trance?

– MT: Nada que ver, es menta poleo, para hacerme una infusión. En estos trasteros hay mucha humedad y se agradece algo calentito. ¿Quieren? Está incluido en el precio.

– Ambos: No, gracias.

– MT: Prepárense, utilizaré un dispositivo intercomunicador para conectar con el más allá.

Estira su brazo y recoge algo de una estantería bastante polvorienta.

Intercomunicador analógico marca SANYO.

– MT: ¡Silencio! (pulsa con dificultad el botón del PLAY, ya que lleva las uñas más largas que Rosalía)

Empieza a sonar… (dadle vosotros también)

– MT: ¡Perdón! ¡No he sacado la cinta! Es de mis antiguas clases de body-pump.

– A: ¿También da clases?

– MT: Recibía, de joven. Ahora practico Krav Maga, más letal. Por si tengo problemas con el cobro.

– Ambos: (sudor frío) ¡Nos queda claro!

– MT: Comencemos de nuevo si están listos. Cállense, por favor. (Extrae la cinta TDK de 90′ y le vuelve a dar al PLAY.)

Sintonizando…

– MT: On attends la frequence… (nos susurra)

Solamente se escucha el motor del walkman y sus dos rotores se encuentran girando. No se oye nada más.

– Y: ¿Va a tardar?

– MT: ¡¡¡Shhhh!!! Los espíritus no se deben estresar… podría ser peligroso. La presencia adecuada vendrá a su debido momento…

– Y: (en voz baja) Amaia, creo que se le están agotando las pilas.

– A: (igualmente, en voz baja) Yo también. ¿No tendrá que enchufarlo?

– MT: ¡¡¡Que les estoy oyendo!!! ¡No me sean impacientes! ¡¡¡Shhhh!!! Estoy notando una frecuencia…

– Ambos: No oímos nada.

– MT: ¡Tomen! ¡Conéctense!

Nos da una bolsita de ALSA con unos auriculares de plástico dentro. Mi compi y yo juntamos las cabezas y tomamos cada uno un auricular quedando en una posición vertebralmente obtusa.

– A: ¿Has oído?

– Y: No, nada.

– A: ¿Nada?

– Y: No, mi auricular debe estar estropeado.

– MT: ¡¡¡Putain!!! ¡Estos auriculares de regalo siempre fallan!

Mi compañera sigue concentrada y parece que escucha algo más.

¡¡¡RIIIINNNNGGGGG!!! Súbitamente, dándonos un susto de muerte, el huevo timbra fuertemente y su sonido retumba por el diminuto trastero. Madame Tanishia pulsa implacable el botón de STOP del intercomunicador.

– MT: Acabó su tiempo, señores.

– Y: ¿Has entendido algo?

– A: Sí, he anotado alguna palabra.

– MT: Me alegro de haberles servido de ayuda. ¡No se olviden la factura! El lunes pasado me interrumpió la sesión el alma de José del Campillo [3] y me preguntó por las declaraciones del IRPF de los últimos 4 años…

– Y: ¡Ah! Sí, sí, claro, por favor. La necesitaremos para la hoja de gastos.

Pagamos y salimos dejando cerrada la puerta, de la que cuelga una máscara azul altamente inquietante (ver foto de portada).

Las anotaciones

Escritas a la carrera, Amaia había pintado cosas sueltas en un pañuelo de papel.

– A: Perdona, es lo que tenía a mano. Además, se oía muy mal, como en un túnel. La voz hablaba en latín antiguo.

– Y: Tranqui. A ver ¿qué tienes puesto?

– A: Mira, por fin me han servido para algo las clases de 1º de carrera -me comenta entre risas.

Lucius Annaeus · cogitare · bonum · male fieri · estoicorum

Con esas palabras enigmáticas, nos fuimos a la biblioteca (tenemos una enorme al lado, siempre sin usuarios). No queríamos volver y presentarnos ante nuestro jefe con 50 lereles menos y palabras raras salpicadas de moco verde.

Ya entre libros, sección de filosofía, cogimos el volumen más gordo que había, uno titulado: Filosofía clásica de la A a la Z. Lo que te preguntas hoy ya se lo preguntó (y respondió) alguien hace 2000 años.

Yendo a la «L» encontramos, efectivamente, la entrada relativa al espíritu que nos contactó en la sesión. Un tal Lucius Annaeus…

Reflexión y retrospectiva

Séneca despeinado.

Séneca (Lucius Annaeus Seneca) fue un célebre estoico del stóa nuevo. Parece ser que, ya en su tiempo, recomendaba escribir cada día y pensar sobre lo que había sucedido durante la jornada. [1] Lo realizaba a modo de retrospectiva y para crecer como persona.

Vídeo explicativo:

Miniresumen estoico (minuto 3:50).

Aprendida esta lección de los antiguos sabios, de un modo análogo, podemos hacer este ejercicio para el año 2020 que dejamos atrás.

¿Qué hemos hecho mal?

¿Hemos gastado mucho? ¿Nos hemos enfadado innecesariamente? ¿Hemos dado importancia a cosas que no la tenían? ¿Hemos sonreído poco? ¿No hemos hecho deporte?

¿Qué hemos hecho bien?

¿Hemos dado gracias por lo que tenemos? ¿Hemos ayudado a otros? ¿Hemos estado ahí para nuestros seres queridos? ¿Hemos intentado dar lo mejor de nosotros mismos en cada momento laboral y vital? ¿Hemos aprendido a hacer algo nuevo?

¿Qué podríamos haber hecho de otra manera?

¿Hemos contestado secamente a personas que no se merecían esa respuesta? ¿Hemos invertido euros en empresas bajistas porque salían (publicitadas) en la prensa? ¿Hemos comido cosas ricas pero poco saludables?

___

Nosotros haremos esta retrospectiva en la oficina. Cerraremos las ventanas para que nadie salte. Hacedlo vosotros también en vuestras casas.

El chiste anti-lunes

Chiste navideño:

– Una mujer a su marido: ¡Pepe! ¿Te has vuelto loco o qué? ¿Se puede saber por qué has tirado el ordenador al agua?

+ Me apetecía mirar cómo beben los PCs en el río…

Feliz fin de año

Tanto el equipo de putolunes como nuestras familias os deseamos un buen final de año y mucha energía para el que viene. ¡¡¡Un abrazo!!!

Tened cuidado con el lunes.

Créditos:

Máscara de portada: Tlingit. Mask, 19th century. Wood, pigment, leather, 9 3/4 x 6 3/4 x 5 1/2 in. (24.8 x 17.1 x 14 cm). Brooklyn Museum, By exchange, 05.589.7799. Creative Commons-BY (Photo: Brooklyn Museum, 05.589.7799_front_SL1.jpg)

Imagen-dibujo de Séneca recogida de Wikipedia. Autor.

Referencias:

[1] La filosofía milenaria que te ayuda a vivir hoy (minuto 29). El País. https://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/la-filosofia-milenaria-que-te-ayuda-a-vivir-hoy-massimo-pigliucci/

[2] Massimo Pigliucci. COMO SER UN ESTOICO: UTILIZAR LA FILOSOFIA ANTIGUA PARA VIVIR UNA VIDA MODERNA. https://www.casadellibro.com/libro-como-ser-un-estoico-utilizar-la-filosofia-antigua-para-vivir-una-vida-moderna/9788434427327/6183673

[3] Ministros de Economía y de Hacienda de España. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Ministros_de_Econom%C3%ADa_y_de_Hacienda_de_Espa%C3%B1a

Felicidad: países felices.

Ahhhh… (suspiro) la felicidad… ¿países felices? ¿cuáles son?

Vamos con un breve acontecido/batallita:

Héctor, un compañero de la oficina aquí en putolunes, se fue de Erasmus a Finlandia cuando era joven (ha llovido bastante de aquello). Ha conservado varias amistades de esa época y, estos días, ha venido de visita un amigo suyo finlandés.

Mikko (se llama así, sí, como los helados) nos cae muy bien: es educado, habla con un tono de voz normal (no grita como hacemos los mediterráneos) y escucha atentamente las locas conversaciones de los compañeros de redacción.

El viernes pasado, durante el descanso del café, los compañeros estaban revolucionados, contando que tenían ya los décimos de la lotería de Navidad comprados. Uno sostenía en sus manos una revista de yates e incluso había marcado con rotulador el modelo que iba a comprar (dato curioso, teniendo en cuenta que vive en Segovia). Otro hablaba sobre decoración con maderas asiáticas para su futuro chalet en Menorca.

Tímidamente, Miguel (como le bautizamos desde el minuto uno), susurró unas palabras: «dinero no felicidades».

(silencio en la sala)

El dicharachero responsable de ventas que tenemos, que pasaba por ahí móvil en mano, le oyó y le animó a desarrollar esa enigmática frase. Miguel, se soltó un poco más. A pesar de su español imperfecto, nos contó que Finlandia era «oficialmente» el país más feliz del mundo…

(estupefacción general)

¡No puede ser! ¡Allí no hay sol! ¡Se suicidan! ¡No tienen bares! ¡Son unos sosos!

… prosiguió adelante y nos explicó que es bastante feliz en su país. Que sus vecinos valoran ciertas cosas además de poder liarse canutos con billetes de 500€. Rápidamente, con cara de tierra trágame, Héctor le agarró del brazo y ambos se alejaron por el pasillo.

Yo mismo, espoleado por lo que acababa de suceder, volví a mi ordenador, puse Google (DuckDuckGo para los alternativos) a toda pantalla, escribí «informe países felices», y ¡ZAS! Efectiviwonder, la dichosa lista con Finlandia en el primer lugar. Os ahorro unos clics: el informe oficial completo lo podéis encontrar aquí mismo.

Tras aterrizar en su tierra, Mikko me envió una foto de la piscina de su pueblo. La usaré como fondo de pantalla cuando llegue agosto.

La lista de países felices

La lista con los países más felices (comprende los años 2017-2019) según la ONU empieza tal que así:

1º Finlandia

2º Dinamarca

3º Suiza

4º Islandia

5º Noruega

(…)

Varios países de habla castellana se encuentran algo más abajo, en las siguientes posiciones:

15º Costa Rica

24º México

26º Uruguay

28º España

¿Vivís en alguno de ellos?

Factores de felicidad

Metiéndonos en harina, vemos que el informe contempla como determinantes (en el capítulo 7) los siguientes puntos:

1. Generosidad del Estado del Bienestar

Por un lado, los impuestos son progresivos y, por otro, existen prestaciones por desempleo, pensiones, ayudas a colectivos menos favorecidos… Esto no redunda solamente en el bien de las personas más pobres, sino en toda la sociedad.

Los ciudadanos pagan unos impuestos viendo que los servicios públicos son satisfactorios, se regula el mercado laboral (para que no haya abusos) y están protegidos si se quedan sin trabajo (tanto el desempleo como el miedo a quedarse sin trabajo restan felicidad).

2. Calidad del gobierno e instituciones públicas

Se tiene muy en cuenta la calidad del gobierno de la nación desde dos puntos de vista.

a) el aspecto democrático en sí mismo: acceso al poder, participación en la elección de los gobiernos, libertad de expresión y de asociación, estabilidad política…

b) y cómo dicho poder es llevado a cabo: la gestión de las leyes, control de la corrupción, efectividad del gobierno en sus actividades, etc.

Tanto la calidad del ejecutivo como la de sus Administraciones Públicas tiene como efecto una mayor satisfacción de la población.

3. Ingresos

Cuanto menor sea la desigualdad de ingresos entre los ciudadanos, mejor. Se prefieren sociedades más equilibradas a sociedades muy desiguales.

4. Libertad

Un cierto grado de autonomía y libertad personal debe ser concedido para que las personas se sientan a gusto (estudios señalan que este bienestar subjetivo redunda en menor ansiedad, agotamiento y salud en general).

5. Confianza y cohesión social

La confianza en los iguales, en el prójimo (tu vecino, tu frutero, el tío del taller que te repara el coche y pide la pieza a Alemania), es vital para el bienestar de las personas. Respecto a la cohesión social, se dice que existe tal cuando hay conexión con otras personitas, tenemos buenas relaciones sociales y nos centramos en el bien común.

Reflexión

Los gurús afirman que la felicidad viene de dentro, que puedes ser feliz incluso en un sitio hostil. Pero este informe y otros apuntan a que los aspectos colectivos son críticos. Una sociedad cohesionada, protegida desde el Estado, con personas individuales que trabajan por el beneficio común (con conciencia de grupo) es más próspera, más feliz.

Vosotros ¿qué factores consideráis importantes para que un lugar contribuya a que seamos más felices? ¿Coinciden con los anteriores?

¿Cómo son los países o ciudades donde vivís? ¿Encajan con lo que hemos leído del informe?

No seáis tímidos y contestadnos en los comentarios o por twitter.

Chiste anti-lunes

Pedimos perdón de antemano por el chiste de hoy:

-Hola ¿está Félix?.

+ No, estoy Tristex.

Feliz lunes

Desde el cuartel general de putolunes.es, os deseamos un buen comienzo de semana y un feliz día en armonía con vuestros coetáneos.

Tened cuidado con el lunes.

Créditos: Piscina de Mikko cortesía de fintuq en Pixabay. Licencia Pixabay.

Referencias:

[1] Por qué los países nórdicos son de nuevo los más felices del mundo. El economista. Accedido en noviembre de 2020. https://www.eleconomista.es/status/noticias/10434094/03/20/Por-que-los-paises-nordicos-son-de-nuevo-los-mas-felices-del-mundo-y-el-porque-de-tantos-suicidios.html

[2] World Happiness Report 2020. World Happiness Report. Accedido en noviembre de 2020. https://worldhappiness.report/

Filosofía lunera: la vida que debes vivir.

Este lunes, nos toca filosofar un poco sobre la vida (solo un poco, ¡no huyáis!). ¿Os acordáis de la asignatura de filosofía? ¿Todavía la imparten?

Una vida como Dios manda

Ignoro si será también vuestro caso, pero, cuando era pequeño, directa o indirectamente, había gente que me decía la vida que tenía que llevar cuando creciera un poco más:

Tienes que estudiar en la escuela y también en bachillerato para obtener una buena nota y elegir una buena carrera (recuerdo que contaban). Pero no acababa ahí la cosa.

El plan de vida o vida «de orden» que había que seguir era (esto para chicos): estudiar una carrera universitaria para machos alfa (aquí solamente valía ingeniería industrial), echarte una novia del lugar (poned aquí la provincia que proceda), ser socio del (poned aquí también vuestro equipo de fútbol local), firmar una hipoteca (total, los pisos siempre suben y podéis saltar de una casa a otra), casarte con la novia anterior de toda la vida (es requisito haber firmado la hipoteca antes), llenar la casa con muebles gronjorl del IKEA (obligatorio una tele plana muy grande), cambiar de coche (mínimo BMW o Audi) cada 5 años, tener niños…

Más o menos eso es todo, si no me falla la memoria.

Versión para chicas: estudiar una carrera universitaria para hembras alfa (aquí vale enfermería, psicología, etc), echarte un novio del lugar (poned aquí la provincia que proceda) que sea ingeniero, quedar con las novias de los amigos de vuestro novio mientras él se va a ver el fútbol, firmar una hipoteca, casarte (por la iglesia, porque si no, le das un disgusto a tu madre), llenar la casa con muebles del IKEA y discutir con tus amigas sobre qué cortinas poner en el salón, cambiar de coche (sí, hay que tener dos coches) cada 5 años, tener varios niños (qué menos que ir a por la parejita)…

¿Os suena? ¿Os decían lo mismo? Qué presión, ¿verdad?

Elige la vida

Me viene a la mente esta escena de una película mítica:

Choose Life.

Este monólogo, realmente, viene a cuento de otro tema más espinoso, ya que es una parodia de los anuncios «di no a las drogas». La explicación aquí mismo.

Elige la vida, aunque no va a ser fácil.

Reflexión

Elige la vida. Pero elige bien, siendo crítico. Que no te la elijan. No caigas en ese plan rancio al que se supone que debemos ajustarnos todos.

A continuación, os lanzamos unas cuestiones para que las comentéis en la pausa del café con los compañeros de trabajo.

– ¿Por qué hay que ser ingeniero?

Este señor no lo es.

– ¿Por qué os debéis hipotecar?

Mujer no hipotecada.

– ¿Por qué conducir un coche pequeño es de loosers?

Me mola más que un BMW serie 8 (opinión personal no transferible).

– ¿Por qué hay que tener «la parejita»?

Gente sin niños… ¿egoístas?

Cada uno sabrá qué objetivos vitales tiene y con qué valores se identifica. No hay un camino verdadero único.

¿Y vosotros? Seguís el plan trazado por la sociedad, ¿o elegís vuestra propia vida?

Chiste anti-lunes

Hoy lunes, chiste/acertijo filosófico:

¿Cuántos filósofos se necesitan para cambiar una bombilla?

– Mmm… es una interesante pregunta. ¿No?

– Define bombilla.

– ¿Cómo puedes estar seguro de que necesita ser cambiada?

(Solución: Tres. Uno para cambiarla y dos más que discuten sobre si la bombilla existe o no.)

Feliz lunes

Desde putolunes os deseamos un buen inicio de semana. Sed críticos con lo que, supuestamente, es lo normal.

Ah, y tened cuidado con el lunes.

Créditos: vídeos varios en Yotube y vídeo del comienzo de Trainspotting. ¡Gracias!

La felicidad… según Ortega y Gasset

La felicidad… ¿qué es? Como ejemplo, levantarse a las 7 de la mañana un lunes, creemos que no es felicidad (salvo que cojas un avión al Caribe, ahí todo perfecto).

Aquí en la redacción de putolunes, no sabemos qué es ser feliz, pero la mayoría de nosotros sí intuimos qué es o cómo no serlo. O, al menos, sabemos qué cosas de la vida no nos gusta hacer. Por tanto, parece lógico que, cuanto más llenemos nuestro día a día con cosas que nos gusten y nos den alegría, mejor.

Vamos a ver qué dice gente con neuronas más preparadas acerca del tema. Este lunes, escuchamos a José Ortega y Gasset. Echad un ojo a su vida y entorno, que suelen ser relevantes para comprender cómo desarrolla sus ideas.

Definición de felicidad

Según Ortega y Gasset, disfrutaremos de más felicidad cuanto más se parezcan nuestra vida ideal y nuestra vida real.

Asimismo, cuanto más tiempo pasemos haciendo actividades que nos satisfacen, más felices vamos a ser. Véase imagen a continuación:

Felicidad campestre. ¿Envidia?

¿Qué os parece? ¿Estáis de acuerdo con la definición? En ese caso, ¿cuál sería vuestra vida ideal?

Describid un día cualquiera de esa vida ideal y comprobad si se parece a la vida real que lleváis. ¿Difieren mucho? ¿Sí? Houston, tenemos un problema. Hay que cambiar algo.

En caso de que seáis 100% felices, ¡¡¡enhorabuena!!! Pero en el caso de que no lo seáis o queráis serlo más… ¿Qué hacer? ¿Cómo conseguir que nuestro día día se parezca a la vida perfecta?

Hay personas que me dicen que lo consiguen rebajando sus expectativas, aunque, no se trata de bajar el listón de nuestra vida ideal, sino de conseguir que nuestra vida terrenal sea mejor, ¿no?

Desde este blog, os animamos a que cambiéis o eliminéis -poco a poco- todo aquello que no os gusta de vuestras vidas.

¿Listos?

Chiste anti-lunes

Ahora, la vitamina anti lunes:

– chico a chica: Quiero que nos casemos y seamos felices

– chica a chico: Decídete.

Feliz lunes

Esperamos que os haya gustado el post pequeñín de hoy y que os hayan entrado ganas de filosofar. ¡Un saludo a mi profe de filosofía de secundaria! ¡Un grande!

Como siempre, tened cuidado con el lunes, no saltéis innecesariamente, y estad atentos el resto de la semana.

Saludos feliz como una perdiz.

Créditos: imagen de perro (CC0) y hombre saltando (CC0).