La carrera de la rata.

Episodio II: la infiercina.



Para que nadie te vea, avanzas a lo largo del pasillo como un ninja...

Súbitamente, se abre el armario de colgar las chaquetas y ¡¡¡aparece tu jefe!!!

¡Hioputarrrr! (piensas)

—JEFE: Ven conmigo urgentemente.





¿Qué respondes?