Viaje virtual: río Kwai (y su puente)

Saltó a la fama por la película que lleva su nombre. Este río (más correctamente el Khwae Noi, que no Kwai) forma parte de la historia bélica del pasado siglo XX.

Silbad conmigo…

Dónde está el río Kwai

En Tailandia (antiguo Siam), península de Indochina:

Dicen, que si miras el mapa con los ojos entrecerrados (como cuando ponías el Canal+ codificado), parece la cabeza de un elefante.

A su vez, el archiconocido puente sobre el río Kwai (Khwae), se ubica en la provincia de Kanchanaburi (al oeste del país):

Qué hacer

remolino
experiencia virtual

Antes de proseguir, para que la experiencia virtual sea satisfactoria, debes colocarte un gorro de ala ancha en la cabeza y una camiseta de sudar (en el trópico hay mucha humedad).

Muy, pero que muy, muy importante: llena un cubo con agua templada y coge una lata de sardinillas en conserva de la despensa (luego te diremos para qué).

llegar

Vamos a ver una obra arquitectónica (puente) cuya función era comunicar por vía férrea Tailandia con Myanmar. Qué mejor manera de arribar, claro, que comprando un billete de tren (o dos, si viajáis bien acompañados) dirección noroeste, desde la estación de Thonburi en Bangkok (tardará unas 2h 30′).

Nosotros ahora, lo haremos usando el teletransporte. ¡¡¡Vamos!!!

cruzar el río

Ya os hablamos de puentes en el artículo sobre el 12 de octubre. Pero nos dejamos sin mencionar éste.

Pues bien, el puente de hoy en día no se asemeja mucho al que construyeron en su época los prisioneros de guerra…

Matt nos lo cuenta.

visitar museos

Entrar en un museo siempre culturiza. Por la zona tenemos varios.

En primer lugar, el Thailand-Burma Railway Centre, centrado en la línea de tren y su construcción, el terroríficamente denominado ferrocarril de la muerte.

Recorrerlo nos ayudará a entender el contexto histórico (Segunda Guerra Mundial), geográfico (Tailandia y Birmania/Myanmar) y otros aspectos que confluyeron para la consecución del célebre puente.

Impresiona bastante la escultura.

Como segunda opción, existe también el museo JEATH. El cual intenta explicar de una manera lo más neutral posible la situación de las personitas que vivieron en todo ese lío.

Prisioneros de guerra trabajando.

Si queréis más información, el centro JEATH tiene una especie de hojita web (no podría calificarla de página xD). Para colmo, está en tailandés.

adentrarse en lo verde

Además de recordar historia mundial contemporánea un tanto amarga, podemos también internarnos en pleno vergel asiático y caminar por la naturaleza tropical.

El Parque Nacional de Erawan (info en Wikipedia —en el idioma local) con sus cascadas es el mejor sitio:

Nelson se adentra en la selva y nos lo cuenta.

Aquí otro blog que nos cuenta más cositas de esas cascadas, por si os han gustado.

remolino

Llegó el momento SPÁ:

Cogemos el cubo con el agua y la lata (lata, no rata). A continuación, ponemos nuestras extremidades inferiores en remojo y echamos las sardinitas.

¡Cuidado, porque los animalillos van a pasar de estar encerrados a presión —ahí en la lata— a nadar en libertad, y podrían salpicar de la emoción!

Ejemplo:

Madre de alguien llamado Javier.

¿Notáis el peeling?

comer

Cambiando al tema papeo, en la plaza cercana y en los márgenes del río se encuentran apostados—cómo no— infinitos puestecillos con delicias locales. También podremos comer algo rico en alguno de los bares o lugares un poco más alejados del turístico puente, caminando en dirección al pueblo.

Por ejemplo, un extraordinario y omnipresente postre tailandés es el arroz con mango:

Arroz con mango tailandés (arroz, coco y mango).
Riquisisisiiiísimo. Palabra de luni.

¿Os he comentado que suele haber bastantes animalitos volantes?

Arroz con mango tailandés con proteína volante (mosquito).
Proteína alada glutinosa.

Para los cocinillas, vamos a ver cómo se prepara:

¡Atentos a la explicación!

Venga, va, otra receta —ahora sí— en castellano, aquí mismo.

Reflexión

Dicen que Tailandia es la elección ideal si nunca antes has pisado el sureste asiático: culturalmente atractivo, playas de ensueño, gastronomía exquisita, preparada para el turismo… (salvo el tema del inglis, que pronuncian muy a su manera xDDD)

Kanchanaburi es un ejemplo de ello. ¿Has estado ya?

Reflexión (El pensador de Rodin).
O là là, l’Indochine…

Deja un comentario en el blog Y envíanos una foto de tu experiencia virtual por tuister.

Ya puedes secarte los pinreles.

Chiste anti-lunes

De regreso a la oficina, un martes, un «compañero» de trabajo le pregunta a otro:

—¿Qué tal el puente?

—Pues, al final… No me tiré.

Feliz lunes

Desde la redacción de putolunes os deseamos un inicio de semana con la piel limpia de impurezas.

Tened cuidado con el lunes.

เจอกันใหม่ !!! (info del palabro)

Créditos:

– Imagen de prisioneros llevando un tronco, de la Wikipedia.

– Fotos del arroz con mango, cortesía de nuestro reportero viajero.

Viajar a… Ko Lanta.

Ko Lanta (o Koh Lanta) es un conjunto de islas que se encuentra en la provincia de Krabi, en Tailandia. Es el lugar perfecto para los amantes de largas playas de arena dorada y naturaleza en estado bruto, ya que no hay masificación de humanos.

Podremos estar en contacto con la fauna y flora local, así como con sus gentes (hay una mezcla muy interesante de población budista, tailandeses de origen chino, musulmanes y nómadas del mar) y visitar algún pueblo característico, como el Old Town. Posibilidades hay muchas.

Este enero o, si no, febrero, son meses ideales para ir, ya que la media mensual es de 2 días de lluvia. Las temperaturas andarán entre los 24 y 33ºC, con una humedad del 75% 🙂

En la web oficial de turismo del gobierno de Tailandia podéis encontrar más información de este archipiélago, así como del resto de la provincia y del país.

Saludos con el palillo en la mano, saboreando unos ricos caracolillos de mar 😛

Créditos: imagen original