¡¡¡Felipe!!!

Felipe I, el Hermoso; Felipe II, el Prudente; Felipe III, el Piadoso; Felipe VI… [1] ¿de cuál hablaremos?

Hoy: Felipe II, el Sabrosón.

¿¿¿Cómo dice Ud.???

Calma, no llaméis a la Casa Real todavía. En putolunes ya sabemos cuáles son los temas tabú en este país: sexo, religión y política (y fútbol, que se mezcla con la política). Como somos un blog pro armonía, seguiremos en nuestra línea de conflicto mínimo.

Bueno, entonces ¿de qué va hoy el post?

Mantecados Felipe II

De polvorones y mantecados. Más exactamente de los mantecados Felipe II, que en la redacción no conocía nadie hasta que el becario nos trajo hace dos semanas una cajita:

Felipe II con sus hermanastros.

Desconfiando de que fuera un ardid para envenenarnos, navegamos hasta la web oficial de estos artefactos, donde hay bastante información: su web.

«El mantecado más antiguo del mundo», reza en las cajas. Hechos a mano, harina de almendra Marcona… suena muy bien.

Degustación de Felipe II

Tomando uno, realizaremos una cata completa usando para ello los 5 sentidos del ser humano. Nuestro experto en alta cocina (Chef Rémy) ha procedido a ello.

El Rey rojo no te quita ojo.

– Aspecto: con el envoltorio puesto, te mira un serio Felipe II. Nos da sensación de solemnidad, de estar en El Escorial en la Sala de Batallas contando ídems: «pues mire, alteza, el finde estuvimos arcabuceando unos franceses, que querían cruzar los Pirineos, los muy bribones…»

Felipe II envuelto
Vista de la retaguardia.

– Tacto: hacemos el unboxing (lo desenvolvemos) y muy bien, no se rompen con la mirada. Sinónimo de calidad. Al sostener uno en la mano, se nota que hay material (pesan entre 37 y 38g).

Felipe II abierto
Se atisba un mantecado recio.

– Sonido: por sí mismos no emiten sonido alguno.

– Olor: leve aroma a mantecado. Correctísimo.

Felipe II mordido
La esencia.

– Sabor en boca: no nos engañemos, va a estar algo seco. Pero lo muerdes y notas el gusto a almendra con un refinado toque dulce, extremadamente rico.

Nota final: Oh là là. Tenéis que comerles.

___

Artículo gastronómico NO patrocinado por Mantecados Felipe II. Aunque, les podría llamar ahora mismo a ver si me hacen un descuento por la publi…

___

Receta casera

Si os mola el pringue en la cocina, os dejamos una receta fácil:

La divertida Montse nos enseña a hacer mantecados y polvorones.

Me encanta la frase: «La manteca de cerdo… es la antítesis de la salud» (minuto 13).

Dudas existenciales

Siempre les aplasto

Respuesta corta: no lo hagas.

Respuesta larga: están pensados y producidos para comerse así, tal cual vienen. Si no, ya vendrían aplastados ¿o no?

La textura y consistencia ideal para un disfrute máximo es la que nos encontramos cuando los compramos en la tienda (salvo que hayan caído al suelo). Tanto polvorones como mantecados tienen esa firmeza y fragilidad que les caracteriza. Síntoma de su elaboración e ingredientes. [2]

Mi cuñado los llama polvorones

Respuesta corta: sí, y mi abuela también llama «macarrones» a todos los tipos de pasta, tenga la forma que tenga. Formalmente, los Felipe II no son polvorones, sino mantecados.

Respuesta larga: mantecado es la denominación genérica de este tipo de artículos.

Los mantecados son redondos y de diferentes sabores, mientras que los polvorones son una especialidad más concreta dentro de los primeros. Los polvorones son ovalados, están cubiertos por una fina capa de azúcar en polvo y deben llevar almendra entre sus ingredientes.

Ah, pero para liarlo más, también hay mantecados de almendra (de hecho, los mantecados Felipe la llevan) xD

Chiste anti-lunes

Lo que nos nutre de alegría cada lunes:

– Tío, ayer me comí dos kilos de polvorones.

+ ¿Dos kilos de polvorones, tú solo?

– ¡No, hombre, no! Con pan...

Y,

chiste extra:

Eugenio, el lobo estepario del humor.

Feliz lunes

Desde la redacción os deseamos un feliz y dulce comienzo de semana.

Tened cuidado con el lunes.

– Créditos:

Imagen de portada de nuestro experto en fotografía. El muy perro se comió el último mantecado.

Foto de la caja metálica con mantecados cortesía de Triplecaña. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Mantecados_Felipe_II.jpg (CC-BY-SA 4.0)

Logo «no money» de pixy.org. (CC0)

– Referencias:

[1] Anexo: Reyes de España. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Reyes_de_Espa%C3%B1a

[2] ¿Hay que aplastar el polvorón antes de comerlo? Resolvemos la duda. El País. https://verne.elpais.com/verne/2017/12/19/articulo/1513683501_060210.html

Viaje virtual: las islas Cíes

¡Hola, amantes de los lunes! ¿Calor? Sí, ¿verdad? Vamos a refrescarnos a las Cíes, unas islas espectaculares que tenemos muy cerquita.

El frescor lo sentiréis en vuestras propias carnes si os dais un baño en sus aguas… más frías que dormir en el balcón en este pueblo en enero (aquí en la oficina de putolunes.es siempre nos ha hecho gracia el lugar, perdón de antemano a los lugareños).

¿Os acordáis del frigopie? Pues así se os van a quedar los pinreles jajajaja

Dónde están

Aquí, frente a la ría de Vigo, en plena costa atlántica de Galicia:

Son 3 islas que conforman uno de los archipiélagos pertenecientes al Parque Nacional Marítimo-Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia.

Vídeo para poneros en contexto:

Vídeo molón e informativo al mismo tiempo.

¿Qué hacer en las islas Cíes?

Con tanta naturaleza en estado puro, se nos ocurren mil actividades, pero, para una estancia corta en el día, podéis hacer lo siguiente:

– relajaros en la playa de Rodas (y si tenéis valor, daros un baño). Ojito, que, según The Guardian, es la playa más wonderful que te mueres del mundo mundial. Aguas transparentes color turquesa, arena fina blanca y bosques adyacentes son sus puntos fuertes. Damos fe de ello.

Playa das Rodas. Toy namorao.

– hacer algún sendero (rutas en PDF aquí mismo) y disfrutar del vuelo de las gaviotas locales desde el observatorio o desde donde queráis. La ruta del faro es la que ofrece más variedad de paisajes y se tarda únicamente hora y media (solo la ida).

Este hombre nos enseña su experiencia haciendo la ruta del faro 🙂

Curiosidades

– sus arenas: provienen de la erosión del granito, la roca más abundante en estas islas. Las arenas blancas son debidas al cuarzo, que es un mineral muy resistente a la erosión. Las arenas más oscuras, de minerales más blandos, han ido desapareciendo.

– aquí se localiza una de las mayores colonias de un tipo concreto de gaviota, concretamente, la gaviota patiamarilla.

– podéis, asimismo, ver lagartos ocelados, se trata del lagarto más grande de Europa occidental.

– atención, porque es necesario un permiso para visitar las islas (para prevenir su saturación y evitar que se echen a perder), más info en este blog tan majo: el viaje de sofi. Reservas oficiales aquí.

Chiste anti-lunes

Lo que esperabais:

  • María, ¿qué te llevarías a una isla desierta?
  • Un banco.
  • ¿Un banco? ¿Para qué?
  • ¡¡¡Para que me rescaten!!!

(hoy ha tocado chiste político :P)

Feliz lunes

Desde la redacción de putolunes.es os deseamos un buen comienzo de semana y que el frescor del mar (o un rico zumo tropical con hielos bien gordos) esté con vosotros.

Tened cuidado con el lunes.

Créditos: imagen original aquí (CC BY 2.0).

¡A comer! Buñuelos de…

Adivinad qué son estas maravillas doradas acompañadas de dos salsas ricas (la roja picaba un poco, queeeeé ricaaaaa). Son unos deliciosos buñuelos, sí, ¿de… ? ¿lo adivináis?

Los buñuelos

Según la RAE, buñuelo:

Der. del ant. *boño, y este del gót. *buggjo ‘grumo’; cf. cat. bony ‘bulto’.

  1. m. Fruta de sartén que se hace de masa de harina bien batida y frita en aceite, y que al freírse se esponja y sale de varias formas y tamaños.

Receta

Os ponemos a continuación una posible receta, rica rica. A ver si os salen como los de la foto:

Ingredientes

  • 120 g. de harina
  • ½ cucharadita de bicarbonato (dará volumen)
  • ½ cucharadita de cúrcuma (dará color)
  • 1 pellizco de sal
  • 1 huevo
  • la yema de otro
  • aceite de oliva (si es posible, virgen extra)
  • 150 ml. de agua
  • 1 cebolleta pequeñita
  • 1 diente de ajo
  • perejil
  • 200 g. de bacalao (ya desalado)

Elaboración

Picar muy finamente el ajo, la cebolleta y el perejil. Hacer lo mismo con el bacalao. Reservar todo ello.

Juntar harina, sal, bicarbonato y agua. Añadir el huevo y la yema, y mezclar todo. Añadir la cebolleta, ajo, perejil y el bacalao que teníamos de antes.

Darle al brazo y mezclar (si vives con compis de piso, «engaña» a alguno que vaya al gimnasio diciéndole que así va a hipertrofiar antebrazo jejeje).

Preparar la sartén con el aceite y añadir (cuando esté calentorro) bolas de la masa anterior (esto tiene cierto arte y/o maña, se puede usar un par de cucharas para ello). Intentar dorar de manera uniforme las bolitas/buñuelos para que queden bonitos.

Sacarles uno por uno de la sartén con cuidado de no quemarnos y ponerles a secar los excedentes de grasa sobre unas servilletas o papel de cocina.

ATENCIÓN / ACHTUNG: por mucha tentación que se tenga, no hincarles el diente hasta pasados unos minutos. De lo contrario, nos quemaremos la lengüita y no podremos usarla (para comer u otros menesteres) hasta que se cure…

Venga, para que os animéis, os ponemos otra receta distinta en video, de este otro cocinero tan majo (Robinfood):

¡Nos ha encantado!

Curiosidades…

… sobre el bacalao:

  • Debido a que su contenido en grasa no supera el 2% es considerado como un pescado blanco. Pero, cuando se seca y se sala, su concentración de grasa aumenta y se le puede considerar azul.
  • Es rico en Omega 3 y también en vitaminas del grupo B. También tiene fósforo y potasio.
  • A este pescado le mola el frío, y nada por las frescas aguas de los mares del norte (el Atlántico Norte, el mar del Norte y/o el Báltico).
  • Por último, parece ser que el bacalao salado (me comentan que se sigue un proceso bastante elaborado que dura unos 20 días) es más digestivo.

Chiste anti-lunes

– Un hombre en un restaurante le grita al camarero: ¡Camarero, camarero! ¡¡¡En la sopa hay una mosca!!!

-Y el camarero le contesta: ¿Y usted cuántas pidió?

Buen lunes

Desde la redacción os deseamos -como siempre- un feliz lunes, lleno de emociones positivas y, al menos, un buen comer 😉

Saludos crujientes por fuera y blanditos por dentro.

Créditos: foto original de un miembro de la redacción de www.putolunes.es. Receta en Youtube de David de Jorge – Robin Food… ¡gracias!