Viaje virtual: té y pastas en Marruecos

Los lunes, a veces, toca echar patas para escapar del peligro. Como la gacela de la foto de portada. África es un continente salvaje. ¡Allá que nos vamos (a Marruecos, concretamente)!

Marruecos

Con sus ciudades imperiales (Fez, Marrakech, Rabat, Meknès) y otros lugares que merece la pena conocer (Volubilis, Chefchaouen, Essaouira), el exótico país vecino es un destino magnífico si no queremos desplazarnos muy lejos.

Vídeo en francés con 10 sugerencias de viaje:

Relax

En verano toca relajarse y buscar los momentos de calma.

Atención

experiencia virtual putolunes
experiencia virtual

Para trasladarnos virtualmente hasta Marruecos, debéis coger un cojín del sofá y sentaros en la alfombra del salón mientras leéis el post. La música ideal para ambientar, esta misma (dadle al play):

¿Os apetece un té?

Un té moruno, concretamente. Se prepara infusionando hierbabuena (una variedad de la menta), muy caliente y con mucho azúcar.

Rashid, desde Essaouira, nos explica cómo hacer uno:

y unas pastas, por favor

Hay montones de tipos distintos. Normalmente vienen recubiertas de miel y hacen que tu glucosa corone la cima del K2.

Chabakias

Marruecos. Pastas árabes. Chabakias

Con aspecto de cosa enmarañada o entrelazada, el chebakia (o chabakia, o shebaquia) es un pastel/pasta marroquí crujiente que se elabora con una masa en forma de flor, se fríe y se cubre con miel. Va con semillas de sésamo espolvoreadas por encima.

Este dulce se prepara tradicionalmente durante el mes del Ramadán y frecuentemente se sirve junto con harira (enlazo a la wiki en francés, porque la española está mal).

Cuernos de gacela

Pastas árabes. Cuernos de gacela.

Su nombre significa, literalmente, tobillos de gacela. Están elaborados con una masa de almendras o mazapán, y con azahar. Además, van rellenos de almendra molida.

Su forma es muy parecida a la de una empanadilla. Son algo secos, así que pegad un trago generoso de té.

Briouats (briwats)

Marruecos. Pastas árabes. Briouats.

Tipiquísimos, con su característica forma de triángulo, es imprescindible probarlos. Suelen estar rellenos de almendra y canela, y cubiertos por miel.

Rollitos

Marruecos. Pastas árabes. Rollitos.

Rellenos de cacahuete o de almendra, clásicos canutillos/rollitos/cigarros crujientes por fuera y extragigahiperpetadulces por dentro.

Makruds (makrouds, maqruds)

Marruecos. Pastas árabes. Makruds.

Toman forma romboidal y se encuentran rellenos de dátil. Mis preferidos.

Baklavas

Pastas árabes. Baklavas.

Rectangulares o cuadrados (a veces con un fruto seco a modo de guinda), los baklavas son un rico postre elaborado con pasta de pistachos o nueces. La masa está bañada en jarabe de miel o en almíbar. También son comunes en otros países. Por ejemplo, en Turquía.

Naturalmente, existen muchas más pastitas de otros colores y sabores… enviadnos las que más os gusten a vosotros, indicando nombre y foto (abajo en los comentarios o por Twitter).

Para quienes dominéis la lengua del amor (el francés) y os hayáis quedado con ganas de más turisteo, os dejo un vídeo adicional sobre Marruecos (le Maroc):

Experiencia personal en Marruecos

Al caer la noche, el calor se siente menos fuerte y las glándulas sudoríparas sobaquiles se toman un descanso para que los pelillos —en caso de que no estemos depilados— dejen de chorrear.

Con suerte, incluso puede soplar una ligera y revitalizante brisa…

El murmullo de la ciudad (si nos alojamos intramuros) o de terrazas cercanas se escuchará a modo de melodía ambiental mientras repasamos las aventuras o desventuras sufridas durante la jornada.

El agradable líquido herbal y las exquisitas pastas pondrán el broche perfecto a una arabesca cena en tanto que la luna brilla solemne en la oscuridad.

Azotea en Marrakech (Marruecos).
Lujo árabe.

Disfrutar de un distendido té marroquí es calidad. Y, si es en buena compañía, mejor aún. ¡Atreveos!

Chiste anti-lunes

Chiste con teína:

Se abre el telón y se ve a una mujer que va a la peluquería y se la encuentra cerrada.

—¿Título de la película?

—Haz-TE-rizas como puedas.

Feliz lunes

Desde la redacción de putolunes os deseamos un relajante comienzo de semana, gracias por leernos. شكرا (shukran)

Tened cuidado con el lunes.

Créditos:

– foto de cuernos de Lucyin en Wikimedia Commons, chebakias de El Mono Español, briouats de Meng He, baklavas de pixabay, makrouds de un contribuyente a la Wikipedia.

– foto de azotea de Piqsels.

Viaje virtual: concejo de Cabrales

Como ya ha llegado el verano, qué mejor que irnos a un lugar fresquito (Cabrales, Asturias). Es hora de visitar a ese amigo asturiano que todos tenemos. Héctor, un saludooooo 😉

Asturias

dónde está

Para nuestros lectores foráneos (que vivís lejos de España), ponemos el mapa para que localicéis Asturias (la Comunidad Autónoma). Aparece señalada con un contorno rojo:

Ésta se encuentra en el tercio norte de la península ibérica, y es una zona de verdes valles y montañas que, por si fuera poco, cuenta con una bella costa.

A su vez, el concejo de Cabrales, se ubica en la parte oriental de Asturias, al sur del conocido Llanes:

lugares en Cabrales

Tanto en Asturias como en la zona que os acercamos, hay muchos pueblos y rincones dignos de ser visitados: Carreña de Cabrales, Tielve, Picos de Europa, Bulnes, Sotres, Cabrones —sí, habéis leído bien… el nombre me recuerda a algún ex-jefe que otro…

Se desprende alguno de los pedruscos que agarra y se convierte en papilla para buitres de la tercera edad:

Cabrales, qué hacer

A continuación, os sugerimos varias actividades:

Atención

Para lograr una experiencia inmersiva total, antes de seguir leyendo, debes comprar queso azul (preferentemente Cabrales) y pegar unos trozos pequeños detrás de tus orejas (a modo de perfume). También puedes aplicar una capa de queso en muñecas o cuello, como haría la mismísima Coco Chanel.

andar

Podemos recorrer trillones de senderos a pie que nos relajarán sobremanera. El departamento de turismo de Asturias ofrece información sobre rutas (sendas verdes por la costa, el interior, las zonas mineras, accesibles, etc) en su web. Echad un ojo aquí.

subir

Si sois más activos, subir montes o, más exactamente, paredes rocosas. La escalada es una de las actividades estrella (no se me estrellen Uds., por lo que más quieran) en la zona de Picos de Europa.

Ascensión de andar por casa (dificultad 8c+/9a) al Naranjo de Bulnes.

bajar

Dicen que todo lo que sube, baja. Actividades de bajada molonas:

Rapelar por paredes (aunque primero hay que subir, como nuestros amigos franceses del vídeo anterior). Cuando lo hice, me gustó.

– Descenso de barrancos (muy divertido también). Eso sí, vas a estar más mojado que el piano del Titanic.

– Piragüismo (ídem de divertido). Exige tener un mínimo de forma física (espalda, abdominales y brazos fuertes), las agujetas del día después son de tomo y lomo.

– Y, como guinda, un poco de espeleología (se encuentra en nuestro top 3 de actividades más atroces, tras el salto base y levantarse los lunes).

Ah, y su variante para taraos-sin-remedio-enciérrenme-ya-y-tiren-la-llave: el espeleobuceo. Nos lo cuenta nuestra corresponsal en Australia:

mirar

Regresemos a la calma.

Podemos dar placer al sentido de la vista en alguno de los múltiples miradores. Por ejemplo, el Mirador de Camarmeña, en la aldea del mismo nombre, desde donde admiraremos el picu Urriellu (= Naranjo de Bulnes).

Nos guía, Juan:

Os damos una lista con más miradores. De entre todos ellos, hay varios muy cerquita de nuestro destino de hoy.

comer queso (de Cabrales, evidentemente)

¡Imperdonable no hacerlo!

Tenéis información en la Wikipedia sobre este queso. E información adicional aquí (leed el manual de cata).

Se me está haciendo la boca agua… ¿y a vosotros?

integrarse

… con las gentes locales y hablar como ellos.

Nadie de la redacción ha conocido nunca a ningún asturianu que le haya caído mal. Así de claro os lo decimos.

Chiste anti-lunes

Me lo he encontrado en una web de chistes asturianos:

—Un asturianu le dice a su mujer: de hoy en adelante te llamaré Eva.

—¿Por qué?

—Porque eres mi primera mujer.

 —Bueno, pero entonces yo te llamaré Peugeot.

—¿Y, por qué?

—Porque eres el  206.

Feliz lunes

Desde las oficinas centrales de putolunes, contando los días (y horas) que nos quedan para vacaciones, os deseamos un fresco inicio de semana.

Un saludo especial a ese compañero de piso que, en la primera semana de convivencia, me tiró un queso envasado al vacío a la basura (Putolunes perdona, pero no olvida…).

Tened cuidado con el (puto)lunes. ¡Ta llueu!

– Créditos:

Vocabulario de Asturiano, aquí. Y, diccionario online, aquí.

Soy una nube.

Nos toca hablar de meditación. Pero, antes, os contamos una breve historia. Poneos cómodos, se tarda un 1 minuto en leer.

(…)

Aún de noche, cristales cubiertos de un velo translucido de rocío, los empleados iban desfilando por la moqueta y ocupando sus lugares. Quizá, un tímido a la par que forzado «buenos días», emanaba de vez en cuando de alguna boca.

Inmersos en el seco invierno, en aquel polígono industrial de las afueras metropolitanas, llegar a la oficina no era tan negativo. Decenas de ordenadores con sus pequeños ventiladores Made in Taiwan generaban una ligera y templada brisa muy de agradecer.

La mañana avanzó con el tedio que se supone propio de un típico lunes laboral. Súbitamente, una frase: «Soy una nube».

De nuevo, «soy una nube».

Una chica a tres mesas de distancia exhalaba el aire muy lentamente moviendo sus brazos cual ave elevada por corrientes térmicas. Solamente repetía esas palabras: «Soy una nube, soy una nube».

«Se han caído los sistemas», lanzó cual jarro de agua fría una compañera suya. El pánico y el caos corporativo se desataba de inmediato sobre todos los allí presentes…

(…)

Vivencia pasada cortesía de nuestro redactor senior aquí en las oficinas centrales de putolunes.

¿Qué es la meditación?

La chica del episodio anterior estaba intentando eliminar tensión a su manera, aunque hay otras formas de prepararse para lidiar con situaciones complicadas. Por ejemplo, la meditación.

La meditación es una práctica ancestral mediante la cual entrenamos la mente con el objetivo de conseguir un estado de claridad y calma emocional. (Sí, no es algo trivial.)

Vamos a ver un vídeo sobre ello, a ver si nos enteramos mejor:

Sabiduría monacal.

Tenéis el mismo vídeo en los archivos de la tele española (por si os falla YouTube), aquí.

Efectos positivos (según estudios):

Parece que tener el hábito de meditar cambia la estructura biológica del cerebro (a mejor). Se produce más actividad en el córtex prefrontal izquierdo del cerebro, área relacionada con la felicidad. Además, reduce el volumen de la amígdala, la cual está ligada al miedo o al estrés. Por todo ello:

– mejoraremos la concentración;

– prestaremos mayor atención al presente;

– haremos gala de una mayor creatividad;

– mejoraremos nuestra auto consciencia y autoestima;

– tendremos más estabilidad emocional;

– sentiremos menos estrés;

– empatizaremos y conectaremos mejor con los demás (qué necesario ésto…);

– podremos reducir la ansiedad y depresión;

– nos hará más felices (se cree que es así según mediciones realizadas de ondas gamma).

¿Cómo meditar?

Para los novatos, si no hemos probado esto de la meditación nunca, lo más fácil será empezar por intentarlo durante 1 minuto:

Solo un minuto. No tenemos nada que perder. ¡Vamos!

¿Lo habéis conseguido? ¿Cómo os encontráis ahora?

En próximos posts nos adentraremos más en la meditación, en los tipos de meditación que hay y cómo hacerlo (si queremos) durante más tiempo.

Chiste anti-lunes

Ahora sí, el chiste:

Un monje zen va a comprar un bocadillo de lomo a un puesto callejero. Se acerca, pide y el vendedor le da la comida.

A continuación, el monje le paga con un billete de 5 euros tibetanos. El vendedor se guarda el billete en el bolsillo.

– El monje zen pregunta: ¿dónde está mi cambio?

+ Y el vendedor le contesta: el cambio debe venir de tu interior…

Feliz lunes

Todo el equipo de putolunes os desea un buen inicio de semana. Ohmmm…

Tened cuidado con el lunes.

Créditos: foto de portada cortesía de «Glg» en wikimedia commons (CC BY-SA 2.0).

Vida de ricos: el golf.

¿Os apetece hacer unos hoyos? O, mejor, simplemente ¿dar un paseo por uno de esos campos de golf tan bonitos, con pequeños lagos (perdón, obstáculos de agua) y arbolitos?

Todo ello lejos del trabajo, claro. Bueno, lejos… lejos… ¡o cerca! (seguid leyendo, por favor)

Vivencias extremas

Nos dice un compañero de la redacción que eso del golf es cosa de ricos… no sé. Podríamos abrir un debate sobre la cuestión, pero no un lunes. Bastante complicados son ya.

En este post os traemos una historia basada en hechos reales… o, más bien, un historia 100% real. Nos la cuenta en primerísima persona un amigo de un amigo de un colaborador nuestro, y es algo que le sucedió cuando aún era joven e inexperto. La transcribimos a continuación:

La historia que os voy a relatar es de hace ya unos cuantos años, perdonad si no me acuerdo de todos los detalles…

Resulta que yo andaba trabajando como consultor (omitiré el sector por un tema de privacidad), de proyecto en proyecto, cuando -de repente- mi jefe pronunció las fatídicas palabras: «te vamos a mandar a un proyecto estratégico».

Inmediatamente, pensé: si fuera estratégico, no me mandarían a mí. Sin embargo, resté importancia a este detalle, y asentí con la cabeza.

En cuestión de días, estaba ya en otra ciudad, en un nuevo proyecto. ¿Sería interesante? ¿Sería una encomienda desafiante? ¿Me haría mejor persona?

Sin duda, lo fue. Para empezar, mi empresa me había acomodado en un alojamiento «algo» lejano al lugar de trabajo, y tampoco era plan (qué tonto era yo) de ir en taxi… así que, para llegar a la oficina del cliente, tenía que utilizar 3 transportes diferentes: metro, tren, y el autobús del polígono empresarial. Total: 1 hora y media aproximadamente. Me daba tiempo a leer el periódico dos veces y a completar el crucigrama (esto último, una sola vez, como es lógico).

El edificio, al menos, era chulo, con una fuentecilla en la entrada, plateado, limpio, muy bonito de ver… por fuera.

Mi silla se ubicaba al fondo de un gran salón con mas sillas, dispuestas en filas, presididas (al estilo de una clase de primaria) por la mesa del jefe de departamento. No entraré a describirle, porque daría para otro relato entero.

Ese aula, digoooo, sala, salvando las distancias, se parecía a las galeras de las películas de romanos, con el (perdón por la expresión) negro del tambor encarnado en jefe rechoncho de mediana edad y unos 25-30 galeotes con corbata y camisa arremangada tecleando como posesos en sus respectivos asientos.

Aunque, no todo era malo, o eso intenté creer en aquel momento. Al fondo, detrás del negro, había unos ventanales de considerable tamaño. A través de ellos, se contemplaba en su máximo esplendor un campo de golf. Concretamente, el hoyo 4 y parte del 5 (efectivamente, esa rima que tenéis en la cabeza, es la que pronunció mi jefe -mentalmente- en el momento de asignarme al proyecto).

Las primeras semanas, era incluso relajante: trabajabas, levantabas la vista del ordenador un par de minutos, y ahí estaban. Los socios del club echando unos hoyos (¿se dice así?) y paseando por el cuidado césped de aquel selecto campo.

Pero, lo que fueron semanas, se convirtieron en meses, y, por motivos varios que no contaré por no alargarme, la estancia en esa oficina se fue haciendo más tediosa. Nada que no suela pasar, keep calm & sigue cobrando a final de mes. Pero, el 18 de mayo de ese año sucedió algo que me abrió los ojos: ese día, ignoro la hora exacta, descubrí que los documentos sobre los que yo estaba trabajando (yo los ampliaba y/o actualizaba con más información) y que una persona anterior a mí había dejado guardados, contenían, vamos a decir… «textos adicionales».

Este trabajador (más amargado que beber un bitter kas solo en tu casa el día de tu cumpleaños), había dejado una especie de diario con sus vicisitudes oficinescas, esparcido de manera aleatoria entre las infumables páginas de los aún más infumables documentos de tan estratégico proyecto.

Frases como «ya queda menos para abandonar este infierno», «mal día elegí para dejar de fumar» o chistes varios (muy buenos, eso sí) salpicaban las hojas de aquel <<manual de explotación y procedimientos críticos – parte I>>.

Siguieron pasando las semanas y, al tedio y descontento laboral, se sumó el calor. Los días, con sus 8 horas, transcurrían agónicamente entre la lectura de archivos .doc, paseos a la máquina de café, pensamientos de huida al Caribe, lectura de frases de mi predecesor y furtivas miradas a la cautivadora banderita amarilla del hoyo 5.

Lo tuve claro, era cuestión de elegir: vivir o morir (en vida). Disfrutar del verano en ciernes como los señores que le daban al hierro 7 o pasar mis mejores días de juventud como un esclavo moderno (también llamado asalariado).

Esa misma semana, avisé a mi jefe/gerente y propuse una fecha para mi salida del gran proyecto. Cómo decirlo… no se lo tomó muy bien (qué mal queda insultar por teléfono a un subordinado, no lo hagáis). En cualquier caso, visto en perspectiva, fue algo 100% positivo para todas las partes: tanto para él (consiguió a otra persona más barata para hacer lo mismo), como para mí (cambié a una vida mejor), como para el proyecto (ahora tendría chistes y frases de dos personas distintas, para deleite de nuestro sucesor).

Y fin. Ya siento haberme alargado… decidme en qué tele va a salir mi historia, que le hará ilusión a mi madre.

* Ya lo sentimos, pero no vas a salir en la tele 😛

¿Y vosotros? ¿qué habríais hecho? ¿qué elegís? ¿vida o no vida? ¿jugar al golf o ver cómo juegan otros? Comentarios, quejas e insultos al final del artículo, por favor.

(Todos aquellos links o textos del tipo «cheap viagra» o «enlarge your penis» serán marcados como spam y reportados a las autoridades competentes, estáis avisados.)

Golf, ese deporte

Vamos a ver, siendo sinceros: de golf no tenemos ni idea, lo hemos elegido de tema porque venía a cuento con la historieta. Por tanto, si has entrado al artículo porque ya sabes de qué va esto, puedes ir directo al chiste anti-lunes, dejar tu comentario de odio y/o dedicarte a hacer otras cosas de provecho.

Hemos recurrido a un conocido de nuestros editores, aficionado a este tema de los palos y la bolita, pero, le hemos llamado, y claro, estaba jugando. Así que ha pasado en moto de colaborar con nosotros.

Dado que no hay entendidos en la redacción sobre el asunto que nos atañe, hemos googleado (¿habrá aceptado la RAE este palabro?) y os ponemos a continuación algún video y curiosidades varias para, al menos, entreteneros el lunes 😉

Hemos encontrado un campo chulo, a la altura del citado en el relato. Imágenes a vista de pájaro y explicación del mismo, a continuación (video serio):

Un señor campo de golf.

Y, como somos muy tontos, otro video a nuestro nivel (video simio):

Simios humanoides haciendo monadas.

Cosas del golf

Leyendo un poco más, resulta que hemos aprendido de qué va y, además, nos han llamado la atención algunas cosas al azar. Por ejemplo:

  • El deporte moderno del golf parece que tiene su origen en Escocia, aunque hay quien dice que se jugaba a algo similar ya en la antigua China.
  • Si juegas al golf (aunque no solamente los jugadores de este deporte lo padecen) puedes contraer epitrocleitis o codo de golfista.
  • Si lo vuestro es andar, los campos de golf suelen tener, como mínimo, 4-5 km para patear. Aunque, dependiendo de si son para profesionales o no, podríamos hacernos más o menos kilómetros. Éste en Australia, se pasa un poco… su mapa con los hoyos, descargable en PDF, aquí.
  • Se ha «jugado» en la Luna.
  • Y, por último, conducir un carrito de golf… ¡no digáis que no os apetece!

Nos ha venido a la cabeza un magnífico gag de Mr. Bean:

Oh, my god!

Chiste anti-lunes

Y ahora, lo que estabais esperando, el chiste:

Una pareja en la cama:

Suena el teléfono y lo coge la mujer.
– Ah, ¡hola! ¡Sí, que te diviertas!
– ¿Quién era?
– Mi marido, que me dice que está contigo jugando al golf…

¿Os ha pasado?

Feliz lunes

Desde la redacción de www.putolunes.es os deseamos un buen comienzo de semana. Tened cuidado con el lunes ahí donde quiera que estéis.

Saludos y al hoyo en 5.

Cŕeditos: videos en Youtube de Golf digest y otros. Foto original de Pigsels (CC0). ¡Gracias!

Dormir, ese gran placer.

No nos damos cuenta de lo importante que es dormir bien para la salud (tanto salud mental como física). A los miembros del equipo que hacemos posible www.putolunes.es nos apasiona dormir. Y mucho.

Echad un ojo a este artículo (está en inglis, pero se entiende molto bene). Si queréis leer algo más sesudo, haced clic en este otro que nos brinda el National Center for Biotechnology Information americano. Por resumir, ambos textos nos vienen a decir que, si dormimos entre 7 y 9 horas al día, tendremos una vida de más calidad 🙂

Dedicad unos minutos a las lecturas anteriores. ¿Os ha quedado claro? Pues, el próximo domingo por la mañana, cuando vuestro vecino se ponga con el taladro a jugar a bricomanía, tenéis todos los motivos para meterle la herramienta por el agujerito trasero yatusabe cuál te digo.

Ahora un poco de humor en forma de chistaco:

—¡Jaimito, en clase no se puede dormir!

—Ya lo sé, señorita… ¡¡¡No para Usted de hablar!!!

Saludos con la babita cayendo dulcemente en la almohada.

Créditos: foto original en https://www.pxfuel.com/en/free-photo-ovjnk