Tu línea de vida

a) Si vas a un manual de matemáticas y buscas la definición (matemática, claro) de línea, dirá algo así: «definimos una línea como la sucesión infinita de puntos… blablabla»

Tratado chino autoexplicativo sobre geometría.

b) Pero, el concepto de línea -de vida- cambia si realizas trabajos verticales:

Vídeo instructivo.

Aquí tienes más información sobre líneas de vida laborales (verticales, horizontales, rígidas, flexibles, etc).

c) También hay líneas -de vida- en el mundo de la quiromancia doméstica:

Por fin, la skill que me faltaba para el CV…

Pero no, no vamos a hablar de ninguna línea de las anteriores…

Atención

Si estás de bajona por ser el día que es, continuar la lectura de este artículo puede provocar que te dé un jamacuco. Si andas tristón, te recomendamos saltar al final de la página -sin leer nada- y disfrutar con el chiste anti-lunes (hablamos en serio).

Línea/Segmento de vida

Vida teórica

No sé si es algo que has hecho ya. Es un tema amargo. Vamos con ello:

– Dibujamos un eje horizontal que representará el tiempo en años.

– Sobre él, pintamos en verde esperanza la vida de un humano según las estadísticas actuales…

Vida humana.

Verdaderamente, lo que hemos dibujado no es una línea, ya que que no es infinita. Se trata de un segmento acotado entre 0 y n años, con probabilidad muy alta de n < 100.

etapas de la vida

– Punto de inicio: somos bebitos regordetes (el único momento de la vida en el que estar gordo encantará a todo el mundo).

– Niñez, uno no es consciente al 100% de la vida que le espera: ni de los lunes, ni de los sábados.

– Fase de adolescente o jovenzuelo. La que se sitúa entre la erupción de los primeros granos y ser becario.

– Vida adulta: hipoteca, facturas, los de Vodafone (¡malditos!) llamándote a la hora de la siesta, curros inmundos, el vecino con el taladro, Hacienda… todo eso.

– Aún más adulto. El «tiempo de descuento», que dice un amigo (¡¡¡Óscar, un saludo!!!). Se caracteriza por la felicidad que dan las drogas legales que te pasa tu dealer/farmacéutico y la paz de estar jubilado sin tener que oír el despertador por las mañanas (al menos, no el tuyo). En caso de que la parca nos visite antes, esta fase nos la saltamos y morimos jóvenes y guapos (hay que verlo en positivo).

Un ex jefe bastante majo de curro (de los pocos que hay) solía contar: cuando tienes quince años, eres quinceañero; cuando tienes veinte, 20-añero; con 30, 30-ñero; PERO con 40, cuarentón; con 50, cincuentón…

¿Y tú? ¿Qué eres? ¿Ñero/ñera o tón/tona)? Contesta en los comentarios o por Twitter (a @putolunes_es) con el hashtag #ñero/#ñera/#ton/#tona. ¡¡¡A ver si hacemos truñing topic!!!

– El punto final. Gameover. Si no te has pasado el malo final, ya no te da tiempo. Siempre te quedará jugar a las adivinanzas con San Pedro.

Y hablando de gaming… ¡En breve tendremos un nuevo episodio (el III) de nuestro juego de la rata!

Rata con gafas 3D
Seguro que tenéis unas gafas iguales guardadas por algún lado.

Vida práctica «útil»

Como ya hemos dejado entrever, hasta los 20 años aprox, no somos plenamente autónomos ni conscientes del mundo. Por otro lado, con 99 años ¿vas a estar escalando montañas? Complicado.

Con lo cual, reducimos ese segmento o línea de vida a otro más pequeño de vida útil o funcional. Quizá, de los 20 a los… ¿70? ¿75? ¿80 años?

¿Cuánto tiempo tenemos? ¿Cuánto nos resta?

Me estoy estresando… Si tenéis un jefe perro, mandadle este artículo. Él tampoco es eterno.

Enfocándolo de distinta manera, qué rollo ser inmortal ¿no?

¿Que pasaría con las pensiones? Con gente viviendo 673 años, no serían sostenibles… no habría, no como ahora… (os lo he dejado a huevo a los de fintwit jajajjaa) Ojo, eterno con 600 años y subiendo pero con cuerpo de 600 años ¡no con cuerpo de treintañero!

Y, además, estaría persiguiéndote gente con una espada del tamaño de un perchero sueco diciendo «solo puede quedar uno»…

Queen <3

Reflexión

Estás de paso. El tiempo no se detiene. Dispones de una cantidad finita del mismo. ¿La estás perdiendo o aprovechando?

Ante la duda, vive todos los días haciendo cosas que te gusten en compañía de gente afín a tus valores e ideas. El ahora es lo único que puedes disfrutar con seguridad.

Vaya post nos ha quedado… ¡lo sentimos! ¡¡¡Prometemos más alegría para los siguientes!!!

Venga va, un vídeo bonito para quitar el regusto amargo:

¡A soñar!

Comentarios y opiniones (a favor o en contra) son bien recibidos aquí en el blog y en Twitter. ¡Escríbenos!

Ups

No tenemos perdón. Se nos olvidó por completo que este lunes caía en 8 de marzo.

¡Nuestras compañeras nos lo han recordado y os deseamos a todas/todos un feliz día de la mujer!

Chiste anti-lunes

Medicina general:

—¿Es grave, doctora?
—Verá… ¿ha oído ese refrán que dice que lo que no mata engorda?
—Sí…
—Pues ha debido Ud. comer alguna cosa que no engorda.

Feliz lunes

Toda la redacción de putolunes os desea un buen comienzo de semana y que disfrutéis cada día de los pequeños placeres de la vida. No pelearse y amarse, por favor.

Tened cuidado con el lunes.

putolunes - Carita smiley boca abajo.

Créditos:

– Foto de portada con licencia CC.

– Imagen de línea de vida creada por el dpto. de diseño gráfico de putolunes.es, CC-BY-SA

– Dibujo original de la rata con gafas 3D, cortesía de Edsel Little. CC-BY-SA.

Buena vida: jugar.

Jugar. Lo hacen los niños y son felices.

¿Por qué de adultos lo hacemos menos? Así nos va, amargados las 24 horas.

Hoy, traemos un poco de autobombo: el departamento de entretenimiento y ocio de putolunes ha perpetrado un juego para deleite propio y ajeno. Especialmente dedicado a vosotros, amados lectores. Seguid leyendo, que el post es corto.

Jugar

Pero antes, como somos gente con inquietudes, vamos a ver en 2 segundos lo que dicen los expertos sobre el juego y por qué deberíamos de jugar más.

Sus beneficios

– Ayuda en estados psicológicos relacionados con el estrés, la ansiedad o la depresión.

– Es útil para desarrollar nuestra creatividad.

– Por sus similitudes con los procesos de aprendizaje, los juegos sirven para mantenernos mentalmente en forma.

– Estrechamos las relaciones con los demás.

– Nos aporta emoción y alegría (y, si ganamos, más todavía… xD).

Corazón verde.
putolunes por la salud

En éste y este otro artículo, ambos lectura ligera, cuentan todo lo anterior.

Mientras nos estábamos documentando, nos hemos topado con nuestro juego favorito otra vez, el golf. Algo tendrá, que enamora… jajajaja

Artículo con las bondades de este deporte, aquí mismo.

Juegos peligrosos

Por contra, hay otro tipo de «juegos» que no son muy recomendables. A saber:

– El bingo (salvo que juegues con pesetas o seas un jubilado en Benidorm).

– Los casinos. Aunque, visitar Las Vegas mola, no os vamos a engañar (ya volaremos virtualmente hasta allí en un post futuro).

– Las casas de apuestas, también llamadas salones recreativos. Información cortesía de FACUA en su web.

Atención al vergonzante artículo que nos ha saltado en Google: éste mismo. Ética periodística por el subsuelo.

– Máquinas tragaperras. Programadas para dar un premio menor cada gigatrón de partidas (o más).

– Jugar con fuego:

No lo intentéis en casa.

Escape rooms

Esto de las escape rooms o salas de escape se puso de moda en el país hace unos años. Seguro que habéis disfrutado de alguna. ¿Qué tal?

A los compis de la redacción les gusta ir de vez en cuando. Están superexcitados días antes y el lunes vuelven a la oficina contando las batallitas de las pruebas que superaron.

Dependiendo de cuánto se lo curren los organizadores (recepción, diseño, historia, escenografía, objetos, efectos especiales, etc), te puedes llegar a meter mucho en la historia.

Famosos jugando por una buena causa.

Desde el año pasado (2020), con el lío del bicho (vale, no es un bicho porque es un virus sin vida propia…), está habiendo una transición a las actividades online. Y las salas de escape se han sumado a ello con versiones jugables por Internet. Obviamente, no es lo mismo, pero pasas un rato entretenido.

Pues bien, aquí en putolunes, nos aburríamos mucho y hemos creado una especie de «escape room + juego de aventuras» muy humilde:

Escapando, que es gerundio

putolunes.es | escape room
Animalito yendo a ningún lado.

Os redirijo ya, sin más dilación, para que podáis echar una partida…

Venga ¡vamos a jugarrrr!

Chiste anti-lunes

¡Eh! ¡Que falta el chiste!

Un amigo que visita a otro…

—¿Qué tienes ahí en la mesa, Paco?

—Ah, es un rompecabezas de dificultad extrema que compré… llevo meses con él.

—Colegaaaa… ¡si tiene solo DOS PIEZAS!

—Ya, ya… pero en la caja ponía de 4 a 7 años…

carita lunes invertida

Feliz lunes

Desde las oficinas centrales de putolunes os deseamos un divertido inicio de semana.

Tened cuidado con el lunes.

Créditos: imagen de portada, gracias a pxhere.com (licencia CC0).

Filosofía lunera: la vida que debes vivir.

Este lunes, nos toca filosofar un poco sobre la vida (solo un poco, ¡no huyáis!). ¿Os acordáis de la asignatura de filosofía? ¿Todavía la imparten?

Una vida como Dios manda

Ignoro si será también vuestro caso, pero, cuando era pequeño, directa o indirectamente, había gente que me decía la vida que tenía que llevar cuando creciera un poco más:

Tienes que estudiar en la escuela y también en bachillerato para obtener una buena nota y elegir una buena carrera (recuerdo que contaban). Pero no acababa ahí la cosa.

El plan de vida o vida «de orden» que había que seguir era (esto para chicos): estudiar una carrera universitaria para machos alfa (aquí solamente valía ingeniería industrial), echarte una novia del lugar (poned aquí la provincia que proceda), ser socio del (poned aquí también vuestro equipo de fútbol local), firmar una hipoteca (total, los pisos siempre suben y podéis saltar de una casa a otra), casarte con la novia anterior de toda la vida (es requisito haber firmado la hipoteca antes), llenar la casa con muebles gronjorl del IKEA (obligatorio una tele plana muy grande), cambiar de coche (mínimo BMW o Audi) cada 5 años, tener niños…

Más o menos eso es todo, si no me falla la memoria.

Versión para chicas: estudiar una carrera universitaria para hembras alfa (aquí vale enfermería, psicología, etc), echarte un novio del lugar (poned aquí la provincia que proceda) que sea ingeniero, quedar con las novias de los amigos de vuestro novio mientras él se va a ver el fútbol, firmar una hipoteca, casarte (por la iglesia, porque si no, le das un disgusto a tu madre), llenar la casa con muebles del IKEA y discutir con tus amigas sobre qué cortinas poner en el salón, cambiar de coche (sí, hay que tener dos coches) cada 5 años, tener varios niños (qué menos que ir a por la parejita)…

¿Os suena? ¿Os decían lo mismo? Qué presión, ¿verdad?

Elige la vida

Me viene a la mente esta escena de una película mítica:

Choose Life.

Este monólogo, realmente, viene a cuento de otro tema más espinoso, ya que es una parodia de los anuncios «di no a las drogas». La explicación aquí mismo.

Elige la vida, aunque no va a ser fácil.

Reflexión

Elige la vida. Pero elige bien, siendo crítico. Que no te la elijan. No caigas en ese plan rancio al que se supone que debemos ajustarnos todos.

A continuación, os lanzamos unas cuestiones para que las comentéis en la pausa del café con los compañeros de trabajo.

– ¿Por qué hay que ser ingeniero?

Este señor no lo es.

– ¿Por qué os debéis hipotecar?

Mujer no hipotecada.

– ¿Por qué conducir un coche pequeño es de loosers?

Me mola más que un BMW serie 8 (opinión personal no transferible).

– ¿Por qué hay que tener «la parejita»?

Gente sin niños… ¿egoístas?

Cada uno sabrá qué objetivos vitales tiene y con qué valores se identifica. No hay un camino verdadero único.

¿Y vosotros? Seguís el plan trazado por la sociedad, ¿o elegís vuestra propia vida?

Chiste anti-lunes

Hoy lunes, chiste/acertijo filosófico:

¿Cuántos filósofos se necesitan para cambiar una bombilla?

– Mmm… es una interesante pregunta. ¿No?

– Define bombilla.

– ¿Cómo puedes estar seguro de que necesita ser cambiada?

(Solución: Tres. Uno para cambiarla y dos más que discuten sobre si la bombilla existe o no.)

Feliz lunes

Desde putolunes os deseamos un buen inicio de semana. Sed críticos con lo que, supuestamente, es lo normal.

Ah, y tened cuidado con el lunes.

Créditos: vídeos varios en Yotube y vídeo del comienzo de Trainspotting. ¡Gracias!

La felicidad… según Ortega y Gasset

La felicidad… ¿qué es? Como ejemplo, levantarse a las 7 de la mañana un lunes, creemos que no es felicidad (salvo que cojas un avión al Caribe, ahí todo perfecto).

Aquí en la redacción de putolunes, no sabemos qué es ser feliz, pero la mayoría de nosotros sí intuimos qué es o cómo no serlo. O, al menos, sabemos qué cosas de la vida no nos gusta hacer. Por tanto, parece lógico que, cuanto más llenemos nuestro día a día con cosas que nos gusten y nos den alegría, mejor.

Vamos a ver qué dice gente con neuronas más preparadas acerca del tema. Este lunes, escuchamos a José Ortega y Gasset. Echad un ojo a su vida y entorno, que suelen ser relevantes para comprender cómo desarrolla sus ideas.

Definición de felicidad

Según Ortega y Gasset, disfrutaremos de más felicidad cuanto más se parezcan nuestra vida ideal y nuestra vida real.

Asimismo, cuanto más tiempo pasemos haciendo actividades que nos satisfacen, más felices vamos a ser. Véase imagen a continuación:

Felicidad campestre. ¿Envidia?

¿Qué os parece? ¿Estáis de acuerdo con la definición? En ese caso, ¿cuál sería vuestra vida ideal?

Describid un día cualquiera de esa vida ideal y comprobad si se parece a la vida real que lleváis. ¿Difieren mucho? ¿Sí? Houston, tenemos un problema. Hay que cambiar algo.

En caso de que seáis 100% felices, ¡¡¡enhorabuena!!! Pero en el caso de que no lo seáis o queráis serlo más… ¿Qué hacer? ¿Cómo conseguir que nuestro día día se parezca a la vida perfecta?

Hay personas que me dicen que lo consiguen rebajando sus expectativas, aunque, no se trata de bajar el listón de nuestra vida ideal, sino de conseguir que nuestra vida terrenal sea mejor, ¿no?

Desde este blog, os animamos a que cambiéis o eliminéis -poco a poco- todo aquello que no os gusta de vuestras vidas.

¿Listos?

Chiste anti-lunes

Ahora, la vitamina anti lunes:

– chico a chica: Quiero que nos casemos y seamos felices

– chica a chico: Decídete.

Feliz lunes

Esperamos que os haya gustado el post pequeñín de hoy y que os hayan entrado ganas de filosofar. ¡Un saludo a mi profe de filosofía de secundaria! ¡Un grande!

Como siempre, tened cuidado con el lunes, no saltéis innecesariamente, y estad atentos el resto de la semana.

Saludos feliz como una perdiz.

Créditos: imagen de perro (CC0) y hombre saltando (CC0).

Vida de ricos: el golf.

¿Os apetece hacer unos hoyos? O, mejor, simplemente ¿dar un paseo por uno de esos campos de golf tan bonitos, con pequeños lagos (perdón, obstáculos de agua) y arbolitos?

Todo ello lejos del trabajo, claro. Bueno, lejos… lejos… ¡o cerca! (seguid leyendo, por favor)

Vivencias extremas

Nos dice un compañero de la redacción que eso del golf es cosa de ricos… no sé. Podríamos abrir un debate sobre la cuestión, pero no un lunes. Bastante complicados son ya.

En este post os traemos una historia basada en hechos reales… o, más bien, un historia 100% real. Nos la cuenta en primerísima persona un amigo de un amigo de un colaborador nuestro, y es algo que le sucedió cuando aún era joven e inexperto. La transcribimos a continuación:

La historia que os voy a relatar es de hace ya unos cuantos años, perdonad si no me acuerdo de todos los detalles…

Resulta que yo andaba trabajando como consultor (omitiré el sector por un tema de privacidad), de proyecto en proyecto, cuando -de repente- mi jefe pronunció las fatídicas palabras: «te vamos a mandar a un proyecto estratégico».

Inmediatamente, pensé: si fuera estratégico, no me mandarían a mí. Sin embargo, resté importancia a este detalle, y asentí con la cabeza.

En cuestión de días, estaba ya en otra ciudad, en un nuevo proyecto. ¿Sería interesante? ¿Sería una encomienda desafiante? ¿Me haría mejor persona?

Sin duda, lo fue. Para empezar, mi empresa me había acomodado en un alojamiento «algo» lejano al lugar de trabajo, y tampoco era plan (qué tonto era yo) de ir en taxi… así que, para llegar a la oficina del cliente, tenía que utilizar 3 transportes diferentes: metro, tren, y el autobús del polígono empresarial. Total: 1 hora y media aproximadamente. Me daba tiempo a leer el periódico dos veces y a completar el crucigrama (esto último, una sola vez, como es lógico).

El edificio, al menos, era chulo, con una fuentecilla en la entrada, plateado, limpio, muy bonito de ver… por fuera.

Mi silla se ubicaba al fondo de un gran salón con mas sillas, dispuestas en filas, presididas (al estilo de una clase de primaria) por la mesa del jefe de departamento. No entraré a describirle, porque daría para otro relato entero.

Ese aula, digoooo, sala, salvando las distancias, se parecía a las galeras de las películas de romanos, con el (perdón por la expresión) negro del tambor encarnado en jefe rechoncho de mediana edad y unos 25-30 galeotes con corbata y camisa arremangada tecleando como posesos en sus respectivos asientos.

Aunque, no todo era malo, o eso intenté creer en aquel momento. Al fondo, detrás del negro, había unos ventanales de considerable tamaño. A través de ellos, se contemplaba en su máximo esplendor un campo de golf. Concretamente, el hoyo 4 y parte del 5 (efectivamente, esa rima que tenéis en la cabeza, es la que pronunció mi jefe -mentalmente- en el momento de asignarme al proyecto).

Las primeras semanas, era incluso relajante: trabajabas, levantabas la vista del ordenador un par de minutos, y ahí estaban. Los socios del club echando unos hoyos (¿se dice así?) y paseando por el cuidado césped de aquel selecto campo.

Pero, lo que fueron semanas, se convirtieron en meses, y, por motivos varios que no contaré por no alargarme, la estancia en esa oficina se fue haciendo más tediosa. Nada que no suela pasar, keep calm & sigue cobrando a final de mes. Pero, el 18 de mayo de ese año sucedió algo que me abrió los ojos: ese día, ignoro la hora exacta, descubrí que los documentos sobre los que yo estaba trabajando (yo los ampliaba y/o actualizaba con más información) y que una persona anterior a mí había dejado guardados, contenían, vamos a decir… «textos adicionales».

Este trabajador (más amargado que beber un bitter kas solo en tu casa el día de tu cumpleaños), había dejado una especie de diario con sus vicisitudes oficinescas, esparcido de manera aleatoria entre las infumables páginas de los aún más infumables documentos de tan estratégico proyecto.

Frases como «ya queda menos para abandonar este infierno», «mal día elegí para dejar de fumar» o chistes varios (muy buenos, eso sí) salpicaban las hojas de aquel <<manual de explotación y procedimientos críticos – parte I>>.

Siguieron pasando las semanas y, al tedio y descontento laboral, se sumó el calor. Los días, con sus 8 horas, transcurrían agónicamente entre la lectura de archivos .doc, paseos a la máquina de café, pensamientos de huida al Caribe, lectura de frases de mi predecesor y furtivas miradas a la cautivadora banderita amarilla del hoyo 5.

Lo tuve claro, era cuestión de elegir: vivir o morir (en vida). Disfrutar del verano en ciernes como los señores que le daban al hierro 7 o pasar mis mejores días de juventud como un esclavo moderno (también llamado asalariado).

Esa misma semana, avisé a mi jefe/gerente y propuse una fecha para mi salida del gran proyecto. Cómo decirlo… no se lo tomó muy bien (qué mal queda insultar por teléfono a un subordinado, no lo hagáis). En cualquier caso, visto en perspectiva, fue algo 100% positivo para todas las partes: tanto para él (consiguió a otra persona más barata para hacer lo mismo), como para mí (cambié a una vida mejor), como para el proyecto (ahora tendría chistes y frases de dos personas distintas, para deleite de nuestro sucesor).

Y fin. Ya siento haberme alargado… decidme en qué tele va a salir mi historia, que le hará ilusión a mi madre.

* Ya lo sentimos, pero no vas a salir en la tele 😛

¿Y vosotros? ¿qué habríais hecho? ¿qué elegís? ¿vida o no vida? ¿jugar al golf o ver cómo juegan otros? Comentarios, quejas e insultos al final del artículo, por favor.

(Todos aquellos links o textos del tipo «cheap viagra» o «enlarge your penis» serán marcados como spam y reportados a las autoridades competentes, estáis avisados.)

Golf, ese deporte

Vamos a ver, siendo sinceros: de golf no tenemos ni idea, lo hemos elegido de tema porque venía a cuento con la historieta. Por tanto, si has entrado al artículo porque ya sabes de qué va esto, puedes ir directo al chiste anti-lunes, dejar tu comentario de odio y/o dedicarte a hacer otras cosas de provecho.

Hemos recurrido a un conocido de nuestros editores, aficionado a este tema de los palos y la bolita, pero, le hemos llamado, y claro, estaba jugando. Así que ha pasado en moto de colaborar con nosotros.

Dado que no hay entendidos en la redacción sobre el asunto que nos atañe, hemos googleado (¿habrá aceptado la RAE este palabro?) y os ponemos a continuación algún video y curiosidades varias para, al menos, entreteneros el lunes 😉

Hemos encontrado un campo chulo, a la altura del citado en el relato. Imágenes a vista de pájaro y explicación del mismo, a continuación (video serio):

Un señor campo de golf.

Y, como somos muy tontos, otro video a nuestro nivel (video simio):

Simios humanoides haciendo monadas.

Cosas del golf

Leyendo un poco más, resulta que hemos aprendido de qué va y, además, nos han llamado la atención algunas cosas al azar. Por ejemplo:

  • El deporte moderno del golf parece que tiene su origen en Escocia, aunque hay quien dice que se jugaba a algo similar ya en la antigua China.
  • Si juegas al golf (aunque no solamente los jugadores de este deporte lo padecen) puedes contraer epitrocleitis o codo de golfista.
  • Si lo vuestro es andar, los campos de golf suelen tener, como mínimo, 4-5 km para patear. Aunque, dependiendo de si son para profesionales o no, podríamos hacernos más o menos kilómetros. Éste en Australia, se pasa un poco… su mapa con los hoyos, descargable en PDF, aquí.
  • Se ha «jugado» en la Luna.
  • Y, por último, conducir un carrito de golf… ¡no digáis que no os apetece!

Nos ha venido a la cabeza un magnífico gag de Mr. Bean:

Oh, my god!

Chiste anti-lunes

Y ahora, lo que estabais esperando, el chiste:

Una pareja en la cama:

Suena el teléfono y lo coge la mujer.
– Ah, ¡hola! ¡Sí, que te diviertas!
– ¿Quién era?
– Mi marido, que me dice que está contigo jugando al golf…

¿Os ha pasado?

Feliz lunes

Desde la redacción de www.putolunes.es os deseamos un buen comienzo de semana. Tened cuidado con el lunes ahí donde quiera que estéis.

Saludos y al hoyo en 5.

Cŕeditos: videos en Youtube de Golf digest y otros. Foto original de Pigsels (CC0). ¡Gracias!