Buena vida: vacaciones

putolunes.es | buena vida - vacaciones - hamaca en Asia

Vacaciones…

Suena taaaaannnnn biennnnn… ¿a que sí?

Vacaciones

Efectivamente, en la redacción nos vamos de vacas. No quedará ni el becario de las fotocopias.

Al igual que media España, cogemos vacaciones en agosto. El país se queda desierto —sobre todo las grandes ciudades— y la gente se fuga a la costa en busca de un clima agradable.

Vacaciones en familia. ¿Por qué no?

Qué hacer en vacaciones

nada

¿Es posible no hacer nada de nada? Sí.

Nos referimos, evidentemente, a no hacer nada que sea odioso y/o tedioso: por ejemplo, trabajar.

Pero sí que podemos usar el tiempo en cualquier otra actividad con la que disfrutemos… (leer más adelante)

dormir más

Siempre y cuando no tengamos vecinos ruidosos, dormir un poquito más de lo habitual.

Morfeo. Cuadro de un pintor francés.
Morfeo, plasmado en óleo sobre lienzo, por Jean-Bernard Restout.

Caer en brazos de Morfeo, y que nos acompañe 8 o 9 horas, es calidad suprema.

comer

Es algo bastante necesario, igual que respirar. Podremos dedicar este extra de tiempo libre para cocinar y/o comer.

El salao de Karlos nos enseña a elaborar una receta anti-calor muy veraniega:

¡Rico-rico y fresquito!

descansar

Echar una siesta después de comer siempre es bueno. Podemos usar para ello una hamaca. ¡Mola!

El palabro hamaca parece venir de lenguas harauacas (indígenas en América). Para ser más exactos, del taíno haitiano, y significaría red de pesca.

Estas invenciones se han utilizado desde el siglo XVI por los marineros de los barcos. Es una manera excelente de descansar, ya que la susodicha hamaca se mueve al compás de la nave y el bello/bella durmiente no se caerá de ella en un mal golpe de timón.

Originalmente, fueron fabricadas en algodón, henequén, pita o cabuya; y teñidas con tintes vegetales y anilinas. En cambio, en pleno siglo XXI, se utilizan fibras de poliéster o polipropileno.

Podríamos clasificarlas en 2 tipos según su aspecto:

– “Con barras”, ya sean de madera o metal, que sirven para separar los hilos/cuerdas y logran que la hamaca se ensanche más. Si te sientas, parece más cómoda, pero se hace mucho más inestable. ¡Cuidadín!

Hamaca ancha, con palos.

– Las “normales”, sin palos, hechas únicamente con cuerdas. Por ejemplo, la hamaca mexicana, tradicional en muchísimas casas aún hoy en día.

Hamacas normales colgadas. El Salvador.

Ah, y cómo colgarla:

Nudo para evitar abrirnos ortogonalmente.

aburrirnos

¿Por qué no?

hacer cosas divertidas

Por fin tenemos tiempo para retomar esas aficiones o hobbies que nos molan y son tan difíciles de realizar tras 8 horas de apestoso curro…

Maddy nos da los consejillos esenciales durante el snorkel:

¡Patos al agua!

Reflexión

Los períodos de descanso son necesarios, pero ¿qué preferís? ¿descanso activo o pasivo? ¿No hacer nada o realizar actividades? ¿Cuáles?

Dejadnos comentarios en el blog o en tuister (likes y retuits son siempre bien recibidos).

Reflexión (El pensador de Rodin). ¿Vacaciones en el mar o en la montaña?
¿Playa o montaña?

Volveremos en septiembre.

Chiste anti-lunes

Hombres Vs mujeres:

—¡¡¡Mari, ahora en agosto me voy de camping a un lago!!!

—Llévate el repelente.

—No, no. Paco trabaja. Me voy sola con los niños.

Feliz lunes

Desde la redacción de putolunes os deseamos un buen comienzo de semana y de mes. No trabajéis mucho, que hace calor.

Tened cuidado con los lunes de agosto.

Créditos:

– Foto de una hamaca ancha (con palos), de Rameez Sadikot. Y foto de una normal, de Lawikitejana. Ambos en wikimedia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.